Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Sálvese quien pueda   -   Sección:   Opinión

Pandemia política

Joan Torres

sábado, 15 de octubre de 2005, 04:57 h (CET)
Parece ser que los pájaros de Hitchcock se van a quedar en unos meros canarios ante la supergripe que se avecina. Pues no. Ni gripe aviar ni historias. Aquí el contagio hace años que lo sufrimos a diario con las declaraciones de políticos infectos. Que venga la Comisión Europea y prohíba la importación de cortes de voz a esos animales apestados de palabrería aviar. Basta dar un paseo por todo el espectro nacional, empezando, por ejemplo, por el partido que sustenta al Gobierno. El PSOE o los antes llamados progres.

Maragall e Ibarra comparten filiación. Primer dogma de fe. El caso de Bono merece una columna aparte, como todoj sabeij. Rubalcaba se erige como el heredero-clon de Alfonso Guerra. Mucho más calmado, por supuesto, pero, al fin y al cabo, copia ilegal de top manta socialista. Sería una manta de pana, claro, para darle autenticidad. Curiosamente ese era un papel reservado a Caldera, ocupado ahora con un ministerio, o eso dicen por ahí. Y, otra más, Cristina Narbona, que en las ruedas de prensa peligrosas utiliza un doble: Carmen de Mairena. Busquen y comparen. Dos gotas de agua.

Pasamos a la oposición. El PP o los fachas. Llega encabezada por un líder político que sesea, y mucho. El autor de “La teoría de los hilillos”, premio Nóbel a la negligencia se rodea de personajes oscuros y, a menudo, fruto de la imaginación colectiva. Si no, no se entiende la existencia de Ángel Acebes. Un pobre hombre que, de pequeño se cayó en la marmita de LSD. Desde entonces, nada es como parece para él según dicen sus líneas de investigación. En Galicia, Fraga, un fósil que habla sin que la comunidad arqueológica internacional haya reparado aún en ello. O Esperanza Aguirre, Espe, campeona olímpica en Meteduras De Pata.

Por último, podemos hablar de la Izquierda Unida, o los fumetas, y Esquerra Republicana de Catalunya, o los separatistas. Los primeros van camino a la desaparición y van cuesta abajo. Están dirigidos por un líder gris y soso, que parece que lleva americanas de franela, pero las bolitas que tienen son de raídas. De correr delante de los grises, será. Ehem… Defienden la marihuana y los gays, dos cuestiones que afectan una gran parte de la población, (especialmente una de ellas), pero casi nadie les da el voto. Será que no deben estar de moda, como ya no hay grises.

Y desde Cataluña aparece el demonio con bigote, según rezan los foros de la derecha española. Y también de la izquierda. Carod Rovira. Por cierto, él mismo tendría muchas dificultades para pronunciar su pdopio nombde. Un careo con Rajoy se me antoja memorable. Ssssss dddddd. Esperpéntico. El hombre se reúne con ETA, o eso dijo, y pasea su soberbia en forma de ocho diputados por el país. Es el Atila español, allá donde va, sucede el caos y la destrucción. Y él, orgulloso de ello.

Pues cada día declaraciones sobre lo que sea. Ya lo dicen en la facultad de periodismo. No hay noticias, sólo políticos hablando. Ensuciando el silencio y contagiándonos a todos. Nos podemos vacunar, sin embargo sólo sirve para un día. A la mañana siguiente el virus ha mutado y vuelve a vociferar por todas partes. Sólo espero que no sea una infección crónica.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris