Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Literatura   -   Sección:   Libros

Siglo XXI publicará por entregas la nueva novela de Juan Pablo Mañueco

'Soberano don Nadie' podrá seguirse todos los martes y sábados
Redacción
sábado, 15 de octubre de 2005, 04:57 h (CET)
Siglo XXI publicará por entregas a partir del sábado 15 de octubre la novela 'Soberano don Nadie en el país de los poderes políticos verticales', del escritor alcarreño Juan Pablo Mañueco. La obra, recientemente puesta a la venta, se publicará de forma íntegra y los nuevos capítulos se podrán seguir todos los martes y sábados. Para facilitar que el lector pueda incorporarse en cualquier momento a la lectura de la narración, cada fragmento comenzará con un breve resumen.

Redacción
Se trata de la primera inmersión del autor en el mundo de la novela, aunque anteriormente ha publicado libros de ensayo, poesía, recopilaciones de artículos de prensa y otros de crítica literaria.

Juan Pablo Mañueco afirma que Soberano don Nadie somos todos, 'ciudadanos que, presuntamente, hemos alcanzado la libertad y la soberanía para decidir las cuestiones públicas que nos afectan, pero que, en la práctica, disponemos de muy pocas competencias reales'. A su juicio 'la novela, a través de las desventuras de su protagonista, nos permitirá reconocernos inmediatamente y servirá para hacernos reflexionar sobre algunas de las potestades que debería poseer la ciudadanía de un país que verdaderamente quisiera avanzar hacia la democracia en la práctica'.

La obra está ambientada en España, aunque Mañueco asegura que podría haber sido cualquier otro país de nuestro entorno 'porque las carencias democráticas que se señalan suceden también a nuestro alrededor'.

En la obra aparecen otros protagonistas como don Quijote de la Mancha y Pero Grullo. Preguntado por la presencia y el papel de estos personajes, el autor asegura que 'son dos personajes inmortales que, en consecuencia, viven también en nuestros días'. 'Don Quijote se pone al servicio de Soberano en cuanto conoce la magnitud de sus problemas. Considera que la razón está del lado de don Soberano y le presta todo el apoyo contra los descomunales poderes que le impiden ejercer sus derechos en la práctica. Pero Grullo es un personaje singular sobre el que quiero llamar la atención de los lectores, aunque probablemente él mismo lo haga desde sus primeras intervenciones en la novela'.

Mañueco cree que 'todos tenemos en la mente este arquetipo de nuestra cultura: un personaje que nos hace reír porque siempre dice cosas ciertas, pero evidentes'. 'Un arquetipo cultural de esta índole me pareció siempre que podría resultar demoledor en una novela si se le enfrentaba a cuestiones mayores, en donde quizá demostrara tener más sentido común que la mayoría de nosotros, los presuntos sabios que nos mofábamos de sus torpezas', agrega.

El autor de la novela cree que si los 'numerosos' tópicos que sustentan nuestro mundo y nuestra sociedad caen ante el 'necio oficial de la cultura española', la conmoción que puede producirse en los lectores 'quizá sea mucho más intensa que con cualquier otro protagonista'.

Juan Pablo Mañueco asegura que sus personajes Don Quijote y Pero Grullo 'actúan durante toda la novela tal como son'. 'Ése era uno de los retos: yo no podía modificarlos. Solamente he subrayado esa característica que ya tiene Pero Grullo y de la que nunca nos percatamos: dice evidencias, sí; pero siempre acierta'. 'Únicamente hay otro arquetipo cultural al que otorguemos la capacidad de decir siempre la verdad, de no errar en sus juicios: nuestra idea de la Divinidad. Dios y Pero Grullo, por tanto, dotados del formidable poder de enjuiciarlo correctamente todo'.

'La novela está estructurada en pequeños capítulos que suceden en distintos escenarios y las desdichas de Soberano don Nadie -asegura el autor- son tan grandes que a menudo resultan cómicas'.

Juan Pablo Mañueco plantea un reto a sus lectores: 'Si descubren algún error, por pequeño que sea, en las cosas que dice en público Pero Grullo, abandonen su lectura. Internamente, cuando Pero Grullo reflexiona para sí mismo, tiene tantas dudas como cualquiera de nosotros, pero no en los juicios que finalmente se atreve a comunicar a quien se para a escucharle'. Además, augura que 'si las afirmaciones públicas de Pero Grullo se van aceptando como atinadas, téngase en cuenta que cada vez irán en aumento, hasta que llegue un capítulo en donde no quedará títere con cabeza'.

Noticias relacionadas

La muerte

Un microrelato de Esther Videgain

"Creemos que lo sabemos todo de todos y no conocemos nada de nadie"

Entrevista al escritor Miguel Ángel Hernández

Cómo combatir y prevenir el acoso infantil

Una obra fundamental para aprender a detectar el bullying y empezar a combatirlo

"Este libro es mi aporte fruto de mi compromiso con los venezolanos"

Entrevista a ​Álvaro de Lamadrid

Kolima publica "El sueño de Mimi", un cuento para iniciarse en el mundo del mindfulness

Inspirado en el “Camino de Samantha” una enseñanza fundamental budista
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris