Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Madrid   Política  

Respeto a la homosexualidad, sí; facultad para ofender, no

Carmena confunde aconfesionalidad con laicidad
Miguel Massanet
miércoles, 3 de enero de 2018, 08:34 h (CET)

La alcaldesa de la capital de España da muestras de su irreligiosidad extrema pretendiendo trasladarla a su oficio político, ignorando que su obligación es respetar y hacer respetar por igual las creencias de todos los ciudadanos de la villa, sin hacer distinciones ni establecer privilegios que las discriminen o que permitan hacer menosprecio de unas o favorecer a otras, simplemente por prejuicios de tipo político o personal. A pesar de haber ejercido de juez durante años, parece que la señora Manuela Carmena no ha aprendido a diferenciar el término aconfesional del término laico, sus deberes como alcaldesa de su inclinación política, su supuesto ateísmo de lo que debe ser el respeto por todas las religiones que, legalmente, están establecidas en España, lo que supone que su deber es impedir que, dentro de los límites de su autoridad como alcaldesa de Madrid, no se cometan actos que pudieran significar discriminar, ofender gratuitamente o interferir en las ceremonias religiosas propias de la celebración de unas fiestas genuinamente religiosas, como son las conmemoraciones Navideñas del nacimiento de Jesús.


Quizá el quid de la cuestión está, precisamente, en este falso concepto que tienen aquellos que, con poca o ninguna cultura religiosa (ya no hablo de sentimientos religiosos ni de practicantes de alguna de las religiones afincadas en nuestro país), convencido de que todo vale y con la falsa idea de secularizar ceremonias religiosas que han pervivido a través de los siglos, en un vano intento de desposeerlas de la parte sentimental, espiritual o de creencia religiosa que existe en el corazón de la mayoría de personas que siguen manteniendo sus convicciones religiosas en otras vidas, más allá de esta existencia meramente terrenal. El concepto de metafísica es evidente que ha sido erradicado del ideario de muchos políticos de ideas radicales, que no se limitan a renegar de tales creencias, sino que se sienten ofendidos por quienes, a pesar de todo el materialismo que los rodea, siguen creyendo en el más allá y en una deidad que premiará a los justos y castigará a los que no han sabido vivir de acuerdo a las normas morales y éticas que sus religiones les han marcado.


Lo verdaderamente irritante es que haya personas que intentan atacar con obstinación, intransigencia, rencor y espíritu de venganza a la religión cristiana porque, la forma de vivir de algunas personas, contraria a sus principios y enseñanzas cristianas, ha sido proscrita durante muchos siglos, al menos desde que Moisés recibió del Señor el Decálogo que, posteriormente, fue ratificado con la llegada de Cristo. A nadie se le obliga a que acepte esta clase de religión, así como tampoco a nadie se le pide que mantenga algún tipo de moral o ética que no se adapte a su modo de pensar, salvo que, evidentemente, su conducta esté condicionada por las leyes civiles y penales vigentes en todos los países que, por otra parte, también deben ser respetadas por cada comunidad religiosa. El error radica en que algunos piensan que haya religiones que pueden considerar que la homosexualidad, las relaciones sexuales entre hombres o entre mujeres, sean actos contra natura y, de acuerdo con las enseñanzas de Cristo, no puedan ser apoyadas como lícitas dentro de la comunidad de cristianos, de modo que su práctica, para la gran familia de los cristianos, pueda ser una infracción en contra de la recta moral establecida por Dios. Todo ello sin que, desde el aspecto civil, desde las leyes estatales o desde la moral pública, sea óbice para que estas personas, homosexuales o lesbianas, tengan los mismos derechos que cualquiera que sea heterosexual.


Por ello, desde el respeto que se pide a toda persona que no comulgue con las relaciones entre personas del mismo sexo; desde las leyes que protegen la libertad de toda persona para escoger el tipo de sexualidad que le parezca; sin que ello le prive de todos los mismos derechos y obligaciones de los que gozan el resto de los españoles; es evidente que, a sensu contrario, todos los ciudadanos que hayan optado por alguna religión, siempre que ésta haya sido admitida dentro de las legalizadas por reunir todas las garantías que se les exige a cualquier asociación radicada en nuestra nación, deberán ser protegidos por las autoridades para que se les respeten sus derechos, sus ritos, sus tradiciones y sus creencias sin que, los que pudieran estar en desacuerdo con ellas, tengan la potestad de ridiculizar, mofarse, insultar o desacreditar impunemente, en público ni en privado, aquellos derechos que legalmente les han sido concedidos a los miembros de aquellas comunidades religiosas.


Y aquí deberemos volver a la señora Carmena, alcaldesa de Madrid, pera recordarle que: el hecho de que en el distrito de Vallecas existan algunos grupos que todavía no han aprendido que no se puede privar de sus legítimos derechos a los cristianos que residen en él y del derecho de los niños, que siguen esperando una cabalgada de Reyes al antiguo estilo, según se ha venido haciendo desde hace siglos, con los personajes reales de tres Reyes Magos de Oriente que se citan en la Biblia ( por supuesto ninguna imaginaria reina maga, semidesnuda, lesbiana o drag queen hormonada). Parece ser que la alcaldesa Carmena no encuentra nada que objetar a que, el mismo día de Reyes, en la villa de Madrid se programe una contra-cabalgata mediante la presentación de unas carrozas en las que, en lugar de los tres Reyes de Oriente, aparezcan las tres Reinas de Oriente sólo que, en este caso, representadas por dos mujeres y un drag queen, con la aviesa intención de hacer propaganda de la homosexualidad (como si se tratase de una práctica deseable y no de una forma anormal y contra natura de practicar el sexo, derivada de aquellas viciosas conductas inmorales que provocaron la destrucción, por la ira de Dios, de las legendarias ciudades de Sodoma y Gomorra).


Al parecer, no se trata únicamente de una de las frecuentes excentricidades de doña Manuela porque, en esta ocasión, también goza con el placet de la diputada socialista de la Asamblea de Madrid, Carla Antonelli, que ha declarado sobre esta cuestión que: “en una carroza de la Cabalgata de Reyes de Puente de Vallecas vaya a haber una 'Drag Queen' es "una representación más de la diversidad madrileña" y "ayuda a visibilizar a los niños 'trans' y LGTBI". ¡En una ceremonia exclusivamente cristiana, se quiere potenciar la homosexualidad y “visualizar” esta “opción” sexual para que, desde la infancia, se tome nota de este tipo de “nueva sexualidad”! Algunos lo definiríamos como intento de “corrupción de menores” antes de que hayan tenido la opción de formarse en libertad antes de llegar a la pubertad para tomar, entonces, sus propias decisiones.Los organizadores de esta nueva payasada del Ayuntamiento de Madrid, los del Orgullo Vallecano, han explicado que los tres Reyes Magos en la cabalgata serán representados por una mujer blanca, otra negra y una 'drag queen'. Para que nadie quede disgustado a pesar de que, con ello, puedan crear una confusión respeto a la historia que, en los colegios, se les pueda haber explicado a los niños. Aunque, en los públicos, dudamos que esta parte de la Historia sagrada la conozcan ni los propios maestros.


Y en todo este basurero de la verdad en el que se ha convertido el consistorio madrileño, una sola voz sensata, la de la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de la villa, Begoña Villacís, que ha escrito el siguiente twuit: “una cabalgata de Reyes ha de ser simplemente lo que los niños esperan que sea, una cabalgata de Reyes". Era mucho esperar que, estos comunistas de las franquicias de Podemos, ateos profesionales y carentes del respeto que se merecen las opiniones ajenas, como han venido demostrando en todos los países en los que se han establecido, se avinieran a consentir la democracia española como su mecenas, Maduro, tampoco lo ha hecho, imponiendo su dictadura en la empobrecida Venezuela. No obstante, como ya sucedió en su día con aquellos que masacraron en la Guerra Civil española a más de 6.000 religiosos, religiosas, seminaristas y católicos, simplemente por el hecho de profesar la religión cristiana; siempre ha sido un error de estos déspotas que lo único que intentan es acabar con cualquier signo de civilización y de religión, que han visto fracasar sus planes acabando por ser derrotados cada vez que lo han intentado a través de los XX siglos de existencia del cristianismo.


Claro que, como siempre suele ocurrir cuando en una nación se imponen las ideas de izquierdas, el ejemplo madrileño parece que se va a imitar en Valencia, donde el señor Juan Ribo, alcalde del Ayuntamiento de Valencia, ha defendido también a otras señoras que representaron a las Reinas Magas en la cabalgata de una asociación cultural hablando como lo ha hecho Carmena, de la “diversidad” sin darse cuenta de que la cabalgata de los Reyes no es un espectáculo inventado por el Ayuntamiento, sino un relato histórico que no depende de los espectadores que lo vayan a ver, sino de la fidelidad al hecho histórico que se representa. ¿Alguien se imagina que, en la procesión de Semana Santa de Sevilla, se quisiera sustituir la imagen de Jesucristo por la de una Drag Queen?


O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, hemos llegado a un momento en el que son tantas las insensateces que cada día nos vemos obligados a asumir; tantos los atentados en contra de la madurez y la verdad; tantos los engaños, confabulaciones, maquinaciones e intrigas que se van organizando para acabar con España y tan escasa, débil, mojigata y precaria la reacción de los gobernantes para atajar semejante ataque a las instituciones, la legalidad y la unidad de nuestra patria España, que ya desesperamos de que haya alguien capaz de enderezar el rumbo que llevamos hacia su desaparición como una de las naciones con más historia de toda la UE. Apenas ya nos queda confiar en un milagro y éste todos sabemos en las manos de quien está. 
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La UCM bajo sospecha

Hay pregunta sobre WordPress, ¿para que lo utiliza un administrativo en la Universidad?

Siembra de buenos deseos

Pensemos que no aguardar nada es como morirse en vida, porque la misma existencia, es empeño por vivir; no en vano, el futuro está impreso en el deseo

El bluff catalán consigue que Sánchez se arrodille ante Torra

Sánchez se ha convertido en un maniquí fácilmente manejable por unos nacionalistas catalanes, que amagan y retroceden según su conveniencia.

Asuntos irracionales

Las opciones son de un 0,00001%

Mitos y Leyendas sobre la inmigración: De Vox a la Realidad

Sólo el 8,6 % de las prestaciones por desempleo son otorgadas a personas inmigrantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris