Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Señas de identidad

Manuel Rincón (Madrid)
Redacción
jueves, 13 de octubre de 2005, 02:49 h (CET)
Supongo que lo que sucede ahora con la inmigración ilegal, ya ha pasado en numerosas ocasiones en la Historia, por ello los pueblos y ciudades tenían murallas, como las que tenemos que construir para detener a los ilegales.

Esta gente intenta entrarílícitamente, nada menos que con escalas, violando todas las normas de mínima convivencia, a pedrada limpia y luego quiere que se les trate con el respeto que ellos no tienen de ninguna maneara.

Un ser humano es un ser humano, pero el Gobierno debe de repatriarlos cueste lo que cueste y ser inflexible.

Si no hoy estarán 5.000 mañana 500.000 y pasado 5 millones.

En una población como la Comunidad de Madrid, con un 18% de inmigrantes censados (la realidad será un 25%), ya se nota su presión. Sistemas básicos colapsados (medicina, educación, transporte), donde exigen, pero en general no pagan.

Barrios de los que hay que huir (San Cristobal, Estrecho, etc), pues puedes recibir una puñalada por nada.

Suciedad en nuestros parques el domingo, con fiestas camperas que arrasan lo que tanto nos ha costado construir.

Lo digo con pena, esta gente está minando nuestra civilización y cultura, y si siguen entrando a miles sin control, desaparecerán nuestras señas de identidad en poco tiempo, y será esto una babel ingobernable.

No me gustaría dejar una herencia así a mis hijos.

Hay que se inflexible y aplicar la ley y dejarse de regularizaciones que solo traen problemas. Como contribuyente y ciudadano tengo derecho a exigirlo y ya es el sentir de mucha gente que situa este problema, complejo, como prioritario a resolver para que los Españoles podamos vivir en nuestro propio País con dignidad, y no amedrentados por pandilleros, traficantes y extorsionadores.

En Madrid los inmigrantes subsaharianos, raramente trabajan, se limitan a hacer de aparcacoches innecesarios, vender en el top manta y trapichear con droga. No los necesitamos para nada. Hay que evitar que nos coman y dejemos de ser un pueblo, lo que por este camino sucederá pronto, y en unos años en lugar de Estatut tendremos cosas mucho peores.

La alerta ya está dada.
Noticias relacionadas

La palabra sabia y agradable del escritor. Parte I

Recopilación de pensamientos sin retorno, de la escritora para los animalitos

A Rosario Murillo

“El error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea”. Concepción Arenal. (1820-1893)

Un Estado que regule

“Pero sí hay una paradoja: los ricos de las sociedades se han vuelto más ricos, y los pobres son más, pero más pobre que antes”

¡No más nudos entre nosotros!

“El mundo será lo que nosotros queramos que sea”

Podemos (2015) si, VOX (2019) no, ¿la JEC también discrimina?

En ocasiones, la fe en nuestras instituciones se tambalea al comprobar que, también en ellas, se producen decisiones que, a cualquier ciudadano, le hacen chirriar sus convicciones democráticas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris