Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Y digo yo...   -   Sección:   Opinión

Las patatas y el cáncer

Jordi Martínez Aznar

miércoles, 12 de octubre de 2005, 07:10 h (CET)
Por si a algunas personas les preocupaba el, en ocasiones, consumo demasiado alto de patatas fritas por parte de la población a lo largo de estas últimas semanas, nos ha llegado desde Estados Unidos un nuevo motivo para, como mínimo, moderar su consumo.

La alarma saltó cuando el fiscal general del estado de California interpuso una demanda a varias cadenas de comida rápida, algunas de las cuales son multinacionales de sobras conocidas, porque la patata, a la hora de ser frita, produce una sustancia llamada acrilamida, la cual, en grandes cantidades, puede resultar ser cancerígena. Esta sustancia puede ser encontrada tanto en las patatas fritas que nos hacemos en casa como en las ya hechas que compramos en el supermercado o en la tienda de debajo de nuestra casa.

Lógicamente, estas grandes cadenas, al igual que los fabricantes de patatas fritas, no permitirán que algo como esto les hunda el negocio. Según datos publicados esta semana, solamente en Estados Unidos se gastan más de 5.000 millones de dólares en patatas fritas, más o menos repartidos al cincuenta por ciento entre las que cualquiera puede hacer en casa y las de bolsa, lo que significa un importante negocio a nivel mundial.

Aunque, según se ha explicado, el posible efecto cancerígeno de esta sustancia solamente aparecería en el caso de que el consumidor se metiese entre pecho y espalda al menos tres o cuatro bolsas de patatas al día. Consumir una o dos veces por semana como algo adicional a una dieta normal, pues no pasaría nada.

Pero quizás esto último no sirva de mucho. Mucha gente ha sido la que ha puesto el grito en el cielo después de escuchar la palabra "mágica": cáncer. Si todavía no lo han hecho, es harto probable que numerosas agencias anti comida basura utilicen el argumento del cáncer para eliminar hasta la última patata frita de la dieta de todo el mundo, comenzando por las mesas de los fast food.

Como pasa con muchas otras cosas, solamente hace falta que salga un estudio sobre algo para que salgan otros estudios y contraestudios sobre este mismo tema. Total, que después de varias semanas mareando al personal con el mismo tema, lo que al principio era bueno pasó a ser malísimo para después pasar a ser regular para luego pasar a ser malo para luego no ser tan malo como los que comenzaron todo este asunto nos querían hacer creer.

Es bastante probable que a lo largo de las próximas semanas, y casi como quien no quiere la cosa, comiencen a salir noticias en los diferentes medios de comunicación acerca de, por un lado, lo malas que son las patatas, mientras que, por otro lado, nos comenzarán a decir lo buenas que éstas son.

Una vez comiencen a salir estudios, tendremos que estar atentos acerca de quiénes realizan los mismos. Haciendo un paralelismo con los estudios sobre la adicción o no del tabaco, me apuesto lo que quieran a que los que pongan más énfasis en las cosas buenas serán, precisamente, los fabricantes de patatas y aquellas empresas que más dinero ganen con este negocio, mientras que en el otro bando estarán los defensores de la comida sana a la par que detractores de la comida basura.

Debido a esto, ocurrirá algo inevitable, y es que nos veremos abordados con noticias, contra noticias y recontra noticias sobre las virtudes y defectos de la patata, además de con innumerables estudios que confirmen a uno u otro bando.

En resumen, que el único consejo válido en estas circunstancias sería el de seguir comiendo patatas, pero con moderación, al igual que con el resto de alimentos.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris