Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Carod tiene la llave

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 12 de octubre de 2005, 07:10 h (CET)
No es ningún secreto -ni tan sólo discreto-, ni deducción política alguna; él mismo lo dijo con absoluta claridad al inicio de la actual legislatura. Significativamente, incluso, hizo el ademán simbólico de tener una pequeña llave en la mano ante las cámaras de televisión. Se le podrán hacer cargos a este inteligente cazurro aragonés que va de catalán, pero, desde luego, no el de su franqueza. En Zaragoza, cuando alguien dice por la calle: “Voy a serte franco”, generalmente, es para echarse a temblar. A continuación te puede recordar la mala cara que tienes, lo desmejorado que estás, o, he visto a tu hijo, y ¡cómo va de mal arreglado!... menuda diferencia de cuando vivía en tu casa... Más, ¡qué se le va a hacer!... son cosas del carácter, y, ¡a mucha honra!

No es cuestión de comparaciones con otras generalidades, o tópicos, del distinto carácter de otras regiones de España. Pero el personaje político que ocupa el titular de esta columna merece toda la atención, y, a la vez, admiración, por que no ha engañado a nadie desde que está en el candelero. Se fue a Perpiñán, y la banda asesina vasca no ha vuelto a hacer de las suyas en Cataluña. Se puede recordar, a este respecto, la “sutileza” conque dio explicaciones: -Antes de poner una bomba, miren el mapa, por favor... Y, hasta hoy, así ha sido.

De todos es bien sabido, que, los resultados de las urnas no concedieron a los socialistas mayoría suficiente para gobernar en solitario, y el pacto al que, se supone, llegaron con este “republicanote”. Además, la “zapatería”, como se lee por ahí, cometió un error preelectoral de última hora: ofrecerse incondicionalmente para aceptar “lo” que el parlamento catalán exigiera en materia de autonomía y financiación. Y aquí surge la “clau” de las primeras líneas y que Carod agitaba entre sus dedos. En consecuencia, cada mañana que Zapatero se asoma a los vigilados jardines de La Moncloa, tiene que decir, forzosamente: Gracias Carod...

O se le daba “todo” lo que él quería (así hay que ser), o elecciones anticipadas. Y, esto sucede de este modo desde el primer día en que surgió el gobierno socialista tras el mortífero atentado de Atocha. No se puede decir que ha llovido bastante desde aquel nefasto día, pero, sí, que, ha pasado tiempo... Todo lo que se ha ido viendo desde entonces, son equilibrios en el alambre de Zapatero, que, con su sonrisa de cartel electoral que se le ha quedado esculpida, debe sentir escalofríos cada vez que la secretaria le diga: Le llama el Sr. Carod... Pero, como se ha señalado, a éste último le sobra talento, y sabe esperar su hora. Dolorosamente, esta dilación se está traduciendo en enfrentamientos verbales y escritos entre españoles, que, atizados por irresponsables que cobran a tanto el minuto, les sacan a relucir su visceralidad. Ahora bien, el tiempo no ha pasado en balde, y España no es la misma de hace setenta años, menos mal... El fútbol y la publicidad, como Carod, tienen la sartén por el mango.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris