Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La buena noticia   Navidad   -   Sección:   Opinión

El “aguilando”

Una de las fuentes de financiación de los niños de la época
Manuel Montes Cleries
domingo, 24 de diciembre de 2017, 13:21 h (CET)

“Si no me das el “aguilando”

al niño le voy a pedir

que te entre un dolor de muelas

que no te deje dormir.

Al chiquiliqui,

al chiquilicuando;

de aquí no me voy

sin el “aguilando”


Así cantábamos los niños de los cincuenta alrededor de aquellos nacimientos de corcho y papel mojado, con ríos de plata confeccionados con el papel de plata de los chocolates y figuras de todos los tamaños, como si de se tratara de uno de los viajes de Gulliver.


El aguinaldo era una de las fuentes de financiación de los niños de la época. Recorríamos las casas de los parientes y amigos más cercanos, incluyendo aquellos vecinos “pudientes”, que contribuían a la modesta economía de aquellos niños sin paga (aun no se había inventado esa costumbre) para acceder a los gastos extraordinarios navideños de aquellos tiernos infantes que vivíamos y jugábamos en la calle; sin televisión, móviles ni tabletas; sin ordenadores ni ropa de marca; con camisetas de pelillo y zapatos de Segarra. Con una tómbola de caridad en la plaza de todos los nombres (según la etapa política) en la que por una peseta podías aspirar a una muñeca de cartón o una cacerola.


Yo invertía en libros. La colección ”pulga” de relatos. El anuario del “siete fechas” (los clásicos le denominaban el “siete mentiras”) que me daba lectura para quince días. También me compraba varias novelas de Marcial Lafuente Estefanía; un escritor que conseguía sacar siete u ocho disparos de un revolver de seis balas. Como mucho unas sesiones dobles en el Avenida o el Capitol.


Mis hijos heredaron la costumbre… y la poca vergüenza. En estos días mi madre y mis tías (una soltera y otra viuda) les ponían en cola y les largaban un “verde” per capita. Pepe, el número cinco, pretendía cada año aprovecharse de la deficiente visión de tan provectas damas, e intentaba pasar dos veces, ora con gafas o sin ellas o, en el desesperado último caso, con un casco de motorista. Jamás coló. Los billetes estaban contados.



¿Porqué les cuento esto? Porque hoy es Navidad. Porque estoy harto de noticias políticas y deportivas. Porque estoy harto de tristezas y peleas familiares. Porque vale la pena que vivamos un poco del recuerdo de los momentos felices.

Mibuena noticia es que hoy Navidad. Felicidades a todos por todo. A ver si conseguimos alargar la paz y los buenos deseos como aquél “aguilando”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Gobierno fallido de Quim Torra

Tras montar cementerios playeros ya se puede esperar cualquier cosa, cualquier idea y cualquier planteamiento por absurdo que sea

Una voz para los muertos

Uno de los más extraños episodios de la política norteamericana aconteció el 30 de mayo de 1934, cuando un congresista norteamericano acusó a los Rockefeller de haber encendido la chispa de la guerra del Chaco

Teoría de género bien entendida

¿Qué buscamos, la seguridad o la verdad?

Bandadas fantasmales

Hay demasiados fantasmas en activo, que toleramos de manera absurda

La fe

Una de las situaciones más difíciles que pasamos los cristianos se produce cuando tenemos que dar razones de nuestra fe
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris