Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Serenity', de Joss Whedon

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
jueves, 17 de noviembre de 2005, 01:04 h (CET)
Aunque a primera vista pudiera parecer que Serenity, la nueva aventura de Joss Whedon (Buffy Cazavampiros, Angel), no es más que otra superproducción galáctica de inconfundible sello posmoderno a rebufo de Star Wars o Star Trek, el simple hecho de que se haya rodado supone el triunfo del gusto minoritario, de las imágenes de culto, sobre los condicionantes de producción al uso. Y es que Serenity, un western interestelar con influencias de la screwball comedy norteamericana clásica, ha llegado a ver la luz gracias al entusiasmo irredento de los fans de la serie en que se basa: Firefly.

Firefly fue concebida y desarrollada por Whedon hace algún tiempo para la Fox. En principio, como una serie de catorce episodios, pero su relativo fracaso de audiencia, (inversamente proporcional a la intensidad con la que cierta parte del público la recibió), hizo que a la postre, todo se fuera al garete con tan sólo once capítulos emitidos. A fin de recuperar la inversión, los desnortados capitostes de la Fox decidieron sacar el producto en DVD, y he aquí que las ventas superaron con creces las previsiones iniciales, por lo que, tras hincarse de hinojos ante Whedon, esos mismos capitostes antaño inmisericordes, le imploraron perdón y le propusieron, codiciosos ellos, cerrar con un broche de oro la trama de la serie mediante el rodaje de una película de larga duración basada en el peculiar universo de Firefly. Ni que decir tiene que Whedon aprovechó la ocasión y se puso de inmediato manos a la obra. Eso sí, no sin antes garantizarse el control creativo de todo el cotarro para así poder, entre cosas, contar con el mismo reparto de los episodios originales. El resultado es el film que acaba de abrir el Festival de Sitges de este año, algo así como el hermano listo de la idiotizada segunda trilogía de Star Wars.

No hablo de boquilla. La última obra de Whedon triunfa allí donde el amasijo de precuelas de George Lucas mordía el polvo de la mediocridad. Un guión dinámico y rebosante de ingenio, efectos especiales de gran calidad usados con sentido común, un diseño de producción sólido y coherente a la par que espectacular, y personajes cincelados con pericia infinitamente superior a la empleada por Lucas para dar vida a esos monigotes insulsos llamados Jar-Jar Binks y General Grievous, hacen que la archiconocida galaxia muy, muy, lejana, esté a más distancia que nunca. ¡Y a Dios gracias!

Pero lo mejor de Serenity es que conjuga su orgullosa naturaleza de celuloide rendido por completo ante el entrenemiento desenfadado, con una doble lectura capaz de hacer las delicias de aquellos que no saben vivir el cine si no es a través de un mensaje político. El mensaje de marras podría resumirse de la siguiente forma: cuando uno se empeña en meter las narices donde no le llaman con la excusa de crear un mundo mejor (o más seguro), puede remover pozos negros sin necesidad y terminar asfixiado entre miasmas ponzoñosas . Supongo que no hace falta explicar nada más.

Una pena que algunos diálogos deudores de la tradición del blockbuster de rebajas, (arengas pomposas para levantar el ánimo a la tripulación subrayadas por partituras de gran calado épico, ensalzamientos cursiloides del amor romántico, y speechs pretendidamente solemnes de algún que otro moribundo), empañen en contadas ocasiones el deslumbrante tono general de la función, por lo demás, un ejemplo brillante de eclecticismo cinematográfico.

Quentin Tarantino, que en breve visitará el festival como productor de Hostel, de Eli Roth, estaría orgulloso de Whedon. Y la verdad es que no es para menos, la túrmix fagocitadora de géneros y estilos del creador de Buffy funciona mucho mejor que la suya, por no hablar de que el cocktail resultante (y esto es lo más encomiable), aporta un sabor nuevo al cada vez más anquilosado panorama de la ciencia ficción.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote anuncia la programación de su octava edición

Seis de las siete películas de “Sección Oficial” competirán por el Premio del Jurado, dotado de 2.500 euros

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris