Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

El éxito de Santiago Segura

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
domingo, 9 de octubre de 2005, 23:54 h (CET)
Después de cuatro años sin noticias de Torrente, alrededor de la persona de Santiago Segura se refleja de nuevo una de las máximas del español de pura cepa: si fracasas te entenderemos, si tienes éxito no te lo perdonaremos.

Recuerdo a Santiago Segura cuando era un desconocido que deambulaba por los concursos televisivos y se buscaba la vida para financiar los proyectos en los que nadie creía. En el mejor de sus sueños no podía imaginar entonces un presente como el que disfruta, rodeado de fama y éxitos como el reciente Torrente 3. Ha sabido ir paso a paso y trabajar en aquello que le gusta, y asomar la cabeza en el mundo del cine, algo para lo que no había estudiado y donde ser bueno no siempre es lo más importante.

La experiencia que ha ido acumulando desde entonces y los “amiguetes” que ha ido cosechando le han servido para que el tiempo le ponga en el lugar que se merece. Un tipo creativo que ha sido capaz de crear uno de los personajes de ficción más real del cine, como bien dice Segura, personas como Torrente están todavía muy presentes en las calles de nuestro país. A las pruebas me remito, si echamos un vistazo al medio centenar de mujeres asesinadas por sus parejas en lo que va de año, el incivismo generalizado de un importante sector de la población o hasta el racismo indiscriminado, desde personas de la calle hasta policías con placas exterminadoras.

Hasta ahora a Santiago Segura le imponían respeto las columnas más críticas y ácidas de aquellas plumas de capa caída, necesitadas del insulto personal para tener su minuto de gloria y llamar la atención del lector. Tras batir el record de taquilla en el primer fin de semana de Torrente 3, supongo que no sólo les ha debido perder el respeto sino que todavía se debe estar riendo a carcajadas de ellos.

Santiago Segura es una persona hecha a sí misma. No le gustaba el guión que tenía su vida y decidió cambiarlo, algo de lo que mucha gente debería tomar nota mientras se lamenta de todo lo que no se atreven a cambiar en su vida “por miedo a”.

Como decía al principio, en España no se perdona el éxito a diferencia de Estados Unidos donde lo que no perdonan es el fracaso. Es así de triste y por eso vamos como vamos. Desde aquí felicito a Santiago Segura, más que por su última película por su trayectoria y como se lo ha currado.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris