Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Color púrpura  

A la salida

Macarena López

domingo, 9 de octubre de 2005, 07:21 h (CET)
Seres humanos de corta edad capaces de convertir una vida en un infierno. Ni orientadores, ni asignaturas especiales, ni programas dentro de las aulas. El ‘bullying’ o acoso escolar, se está convirtiendo en uno de los problemas más importantes en nuestro país, que ha llegado a superar en un punto porcentual los índices de violencia contra la mujer. Y ahora sí importa el problema, ahora cuando afecta de una manera considerable, pero se equivocan en las medidas, que si bien pueden ayudar a suavizar el clima de violencia de puertas para adentro, no ayudará en nada en lo que ocurra ‘a la salida’.

Según las últimas informaciones en más de la mitad de los casos los profesores prefieren no implicarse, cuando una de sus obligaciones es la de mantener la convivencia dentro de las aulas, mantener la paz entre los alumnos, que no deriva, obviamente, en educar a los chicos, sino en reconducir una vergüenza que ya deberían traer de casa.

El tema está mal planteado. Pretendemos evitar la violencia en las aulas. Curiosa la expresión ‘en las’, pero ¿quién eliminará los abusos fuera de los centros? Es un problema de principios, de educación, es lo que siempre falla y contra lo que nunca se actúa: la base. Pretendemos que un edificio no se caiga, pero los cimientos no sostienen y queremos que nuestros hijos no sean los causantes de conflictos en los centros escolares, pero no los educamos como debemos. Sí, la cuestión es bien grave, pero es atacar siempre a lo mismo, y ya es un secreto a voces que nadie quiere escuchar, porque escuchar las verdades duele, sobre todo aquellas que, bajo mi punto de vista, tienen poca solución. El panorama social de los adolescentes es más que evidente, la maldad es como un virus que se expande entre los jóvenes, pero como en todo tenemos a los dos bandos: los que oprimen y los oprimidos, y a estas alturas ninguno sabemos cuál es el más numeroso.

Noticias relacionadas

Más papistas que el Papa

Enric Barrull Casals, Girona

La Europa imaginaria de Mas

Miguel Torres, Lérida

Las dos orillas del Mediterráneo

Juan García, Cáceres

Una de las asignaturas pendientes

Jesús Martínez Madrid, Salt (Girona)

Reasignación presupuestaria

José Justel, Sudamérica
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris