Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Feministas y feminadies

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 6 de octubre de 2005, 02:13 h (CET)
Leo en un medio digital (Hispanidad) la noticia de la denuncia ante la Fiscalía General , de un padre que observó que las feministas regentes del centro donde residían sus dos hijas, les habían procedido a “reestructurar” la personalidad, provocándoles el Síndrome del Rechazo de la Figura Paterna (SPA). Este centro es dependiente de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, presidida por Ana Mª Pérez del Campo Noriega, contra quién va la denuncia que ha sido trasladada al juzgado nº40 de Madrid. Hasta ahí podría ser un hecho que pudiera no llamar la atención.

Ahora bien, si entre los últimos actos está el documento que presentó tal federación y firmado por su presidenta al CGPJ -cuando estaban redactando el preceptivo informe de la ley del divorcio-, se incluyen acusaciones tan graves como que el 75% de los padres que quieren custodia compartida son maltratadores, algo puede escamarnos.

Más aún, si fue esta señora la que cuando la ley del divorcio se iba a remitir al Senado solicitó en privilegiada entrevista con el presidente Rodríguez, que eliminara la custodia compartida porque así se desvirtuaba la ley de violencia de "género". Rodríguez accedió, diciendo que la comnprendía. El hecho fué que el Senado favoreció algo el supuesto, que después justificado como el cansancio de los parlamentarios fue eliminado. Se cumplió, por tanto, la practica eliminación de conseguir la custodia compartida en el divorcio express, gracias a Rodríguez y la presión de las feministas.

Las feministas tienen su apoyo en los "feminadies". Son aquellos cuyo pilar se sustenta en lo políticamente correcto, y justifican y amparan las diatribas feministas. Un hombre que tiene a su suegra en La Moncloa todo el día, que cuando a sus hijas las fotografían en Baleares manda un burofax para que no salgan en la prensa, que no acude a reuniones internacionales porque tiene que dormir en "casa", que juega con el patrimonio del Estado en "La Mareta" para satisfacer a su mujer, no puede definirse como feminista. Ni feminista ni todo lo contrario de machista, esto es lo más parecido al feminadie. "Ni chicha ni limoná".

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris