Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Al borde de la palabra   -   Sección:  

Bendita anarquia

Joaquín Castillo
Redacción
miércoles, 5 de octubre de 2005, 23:14 h (CET)
El imprevisible juego del fútbol, volátil, sorpresivo, brinda ejemplos de su rebeldía cada semana. Rebeldía ante los estereotipos, las frases hechas, las proclamas tácticas, las definiciones dogmáticas, los pronósticos infalibles. Y la exhibe —la rebeldía— a pesar de las masificaciones de los sistemas de juego rígidos, más allá de la celosa obediencia de los jugadores. Cada tanto muestra una evidencia para descalificar falsos principios afirmados en el tiempo.

Los partidarios del fútbol-laboratorio, los amantes del trabajo en duros entrenamientos, los que creen en las automatizaciones de los movimientos en el campo, los que no confían en la improvisación en el juego, proclaman que los sistemas necesitan prácticas, repeticiones, rodaje con este discurso comenzó la temporada Wanderlei Luxemburgo, se trajo un sistema de mas allá del Atlántico y contra viento y marea, quiso imponerlo en un equipo tan anárquico como el Real Madrid.

No comenzó nada bien la temporada para los blancos, partidos perdidos, mal ambiente, atasco en el juego, encerrados en una cárcel de cristal irónicamente diseñada por su propio entrenador, la magia, la clase, olvidada dentro de una disciplina militar donde cada movimiento en falso, fuera de la misma, seria razón para un consejo militar presidido por su “Comandante”.

Pero cuando la cosa se puso fea, recurrió a sus soldados, quizás menos duchos en estrategia pero mas habituados a la guerra, por fin se olvido de cuadrados mágicos, rombos invertidos o hexágonos brillantes y dio libertad a sus jugadores, jugadas imposibles, movimientos geniales, asistencias fastuosas, 45 minutos brillantes ante los Griegos que bien vale recapacitar porque, ¿ entonces? ¿Dónde quedaron las recetas de pretemporadas, jugadas preparadas, movimientos estudiados? Quizás Beckham no guardaba su sitio, Baptista jugaba de delantero y Ronaldo no defendía pero el Madrid se exhibía talentoso.

Y es que quizás sea el único equipo en el mundo que deba jugar así, es el sino del madridismo, desde Di Stefano a Zidane pasando por Amancio o el Buitre todos anhelaban la libertad, sentirse importantes, todos jugaban en una bendita anarquía.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris