Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Cumbre Rusia-UE en Londres

Yuri Borko
Redacción
miércoles, 5 de octubre de 2005, 01:18 h (CET)
Hoy, el 4 de octubre, la capital británica acogerá la nueva cumbre Rusia-UE. Es ya la decimosexta, en la que los dirigentes de ambas partes se encargarán de analizar por primera vez la totalidad de las cuestiones corrientes que componen la agenda de las relaciones bilaterales en vinculación con las "hojas de ruta" aprobadas en la anterior reunión, la cual tuvo lugar en Moscú el pasado mes de mayo.

Las "hojas de ruta" definen la creación gradual de cuatro espacios comunes entre la Unión Europea y Rusia: de economía, seguridad y justicia, seguridad externa, investigación, educación y cultura. Se trata de un objetivo estratégico cuya consecución va a requerir mucho tiempo, de manera que la cumbre de Londres difícilmente aportará algunos avances en esta materia. Lo más probable es que en la reunión se discutirán las medidas previstas en cada "hoja de ruta", así como los respectivos calendarios de ejecución.

Entre los problemas de actualidad que siguen pendientes a día de hoy, podríamos mencionar la flexibilización de los visados para ciertas categorías de ciudadanos rusos y de los países miembros de la UE, por analogía con el régimen establecido en las relaciones de Rusia con Alemania, Francia e Italia. Sabido es que Bruselas insiste en firmar paralelamente un acuerdo de readmisión entre la UE y Rusia, mediante el cual ambas partes asumirían el compromiso de acoger a los inmigrantes ilegales procedentes de sus respectivos territorios. Moscú se muestra dispuesta a readmitir a los ciudadanos propios pero no a los nacionales de terceros países que hayan penetrado en la UE de forma ilegal a través de Rusia, alegando que las fronteras rusas con los Estados ex soviéticos son transparentes y que se necesitan el tiempo y, lo que es más importante, recursos colosales para habilitarlas. Si no se suscribe un convenio en esta materia, la "hoja de ruta" para la creación de un espacio común de libertad, seguridad y justicia no pasará de ser una declaración huera.

La próxima cumbre de Londres difícilmente podría prescindir de otro tema actual, que determina en grado considerable el futuro del espacio común de seguridad exterior. La pregunta es si la Unión Europea y Rusia sabrán consensuar su política con respecto a los Estados miembros de la CEI - tanto europeos como transcaucásicos - o seguirán jugando al tira y afloja, como han hecho en realidad hasta el momento. Los recientes acontecimientos de Ucrania demuestran que es una táctica ineficaz, tanto para Rusia como para los Veinticinco y para la propia Ucrania, de manera que es necesario elaborar un enfoque constructivo en lo que concierne a la política aplicada por Moscú y Bruselas en relación con sus vecinos comunes.

Podría parecer paradójico pero la cooperación energética entre Rusia y la UE, que es un tema de muy estricta actualidad, ha permanecido en la sombra durante varias cumbres recientes. Entretanto, ya es hora de comprobar cómo se va implementando en este terreno el programa de colaboración aprobado en el transcurso de la Cumbre Rusia-UE de Roma, en noviembre de 2003. Todo indica que los asuntos energéticos volverán a ocupar su debido lugar en la agenda de la futura reunión de Londres, a lo cual contribuye en cierta medida el interés de las empresas británicas, fuertemente implicadas en el desarrollo de los yacimientos petroleros en Rusia.

Por primera vez, la reunión de Londres sacará al debate el denominado "problema del año 2007". El 30 de noviembre de 2007 expira el Acuerdo de asociación y cooperación firmado por la Federación de Rusia y la Unión Europea. En un principio, tanto Bruselas como Moscú daban por sentado que el convenio sería renovado cada año automáticamente hasta que alguna de las partes - y, en realidad, las dos signatarias - creyera oportuno sustituirlo por un nuevo acuerdo. A partir de 2004, primero Moscú y luego Bruselas empezaron a plantear la necesidad de preparar un nuevo tratado.

Hay dos circunstancias a favor de tal decisión. Primero, el acuerdo suscrito en 2004 no refleja los cambios muy importantes que se han operado en Rusia, en la Unión Europea y a escala global. Segundo, Rusia y la UE han acumulado hasta la fecha amplia experiencia de cooperación práctica y proclamado el rumbo a una asociación de carácter estratégico que contempla, entre otros objetivos, la creación de cuatro espacios comunes. Todo ello debería quedar plasmado en el convenio base.

Durante la cumbre de Londres, ambas partes van a intercambiar también de opiniones acerca de los asuntos más calientes de la actualidad internacional, en particular, el avance y las perspectivas del proceso negociador sobre los programas nucleares de Irán y Corea del Norte, la situación configurada en Irak, la nueva fase de las relaciones entre Palestina e Israel y la lucha contra el terrorismo transnacional.

____________________

Yuri Borko es experto del Instituto de Europa (Academia de Ciencias de Rusia), para RIA "Novosti".

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris