Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

¿Presagios con el eclipse?

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 5 de octubre de 2005, 01:18 h (CET)
Un eclipse solar se ha proyectado en la mañana de este lunes sobre la península ibérica. Observado con toda nitidez en una extensa banda que la cruza en diagonal de noroeste a sudeste, como se sabe, el resto de esta vieja geografía que comparten en paz y armonía, españoles, portugueses y gibraltareños, lo han podido contemplar en mayor o menor extensión.

Ante el sarao que vive España, no queda más remedio que incorporarlo como parte del mismo, o al menos reconocer que se ha auto invitado. A la vez que la citada zona se oscurecía y experimentaba una considerable baja de los termómetros haciendo “notar” su presencia, una empresa española de rango internacional (ENDESA), más o menos ligada a las intrigas estatutarias, dejaba de cotizarse en el mercado de valores por la arbitraria decisión de la correspondiente autoridad; ha coincidido la duración de esta suspensión casi milimétricamente con astronómica ocultación solar; así ha sido. Por otro lado, los españoles se despertaban con la noticia de la mayor avalancha conocida, hasta ahora, de subsaharianos sobre la valla que separa administrativamente Europa de África. Del “rey abajo, ninguno”, como en la comedia de Rojas Zorrilla (s. XVII), excepto el comedido y estudiado gesto del Presidente del Gobierno, nadie suelta cohetes con el estatuto catalán. Hasta el general que “más manda” (JEMAD), ha puesto los pies por delante en contra de la consumación de una ruptura de lo que él mismo ha denominado con toda propiedad: la Patria.

Se pueden divisar más acontecimientos turbadores, aunque menos de los que vaticinan catástrofes, y, que, también, han coincidido con el eclipse. Parece como, si eso de que los antiguos lo asociaran con presagios negativos no les hace tan tontos como nos quieren hacer ver los que van de modernos; pero, como en lo referente a las meigas en Galicia, “haberlas, haylas”.

Mientras todos miraban hacia el cielo, con la debida protección, otro espectáculo insólito se apreciaba a ras del suelo. Eran las sombras de las hojas de los árboles silueteadas en tierra con un aro luminoso, algo que recordaba los abanicos orientales de plumas de pavo real, o los dibujos tallados sobre un biombo de la India. Algo bello, irreal, pasajero, y consecuencia del eclipse. ¿Será que “haberlos, haylos”?

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris