Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Política  

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)
César Valdeolmillos
martes, 12 de diciembre de 2017, 07:21 h (CET)

¿Se acuerda usted, amable lector, del Capitán Renault, el prefecto de policía de la película Casablanca?

Era un peculiar personaje de moral algo más que variable; un tipo corrupto, sin escrúpulos y, aparentemente, sin otros principios que sus propios intereses, capaz de olvidar antes la muerte de su padre, que la pérdida de sus privilegios.

Era habitual visitante del «Café de Rick», en el que jugaba ilegalmente a la ruleta, con la particularidad de que “siempre ganaba”.


La acción de la película se desarrolla en la ciudad marroquí de Casablanca durante la segunda Guerra Mundial, siendo esta parte del protectorado de la Francia ya ocupada por los alemanes del III Reich.


En el café de Rick, un grupo de oficiales alemanes canta junto al piano la marcha de “Wacht am Rhein”, mientras el resto del público guarda un profundo silencio. Se da la circunstancia de que en el local está presente Víctor Laszlo, el líder de la resistencia checa, quien había logrado evadirse de un campo de concentración en el que los alemanes le habían tenido internado. Al escuchar la marcha alemana, reacciona dirigiéndose a la orquesta `pidiéndole que toque “La marsellesa”.


La orquesta comienza a interpretar el himno francés mientras Víctor Laszlo lo canta con profunda emoción. El mayor Strasser, oficial alemán de mayor rango en Casablanca, se encarga de dirigir a los alemanes, en un intento de ahogar a sus oponentes.


Todo resulta en vano. El público entero puesto en pie secunda al héroe de la resistencia cantando con él “La Marsellesa”.

Los alemanes al quedarse solos y ahogados por las voces del público que corean el himno francés, se rinden y terminan sentándose en silencio, mientras que con lágrimas en los ojos, todos los asistentes siguen cantando con pasión el himno mientras terminaban gritando:


¡Vive la France!

¡Vive la democracie!


Entre los aplausos y gritos de alegría de la concurrencia, el oficial alemán, enfurecido, se dirige al prefecto francés que había estado observando la escena con calculada indiferencia mientras tomaba una copa, y le ordena que cierre inmediatamente el local.


El prefecto de policía, con gesto de aparente inocencia, le pregunta que ¿Con qué pretexto lo va a hacer?


- Invente uno, le responde bruscamente el alemán.

Renault se queda pensativo hasta que da un fuerte pitido con su silbato y exclama:

- ¡Todo el mundo debe abandonar el local! ¡Se cierra este café hasta nuevo aviso! ¡Salgan inmediatamente!

Rick, el propietario del café, se acerca rápidamente a Renault y le pregunta:

- ¿Con qué derecho me cierra usted el local?

El prefecto de policía, con un cinismo propio del mejor de los actores, clama con fingida indignación:

- ¡Qué escándalo, qué escándalo! He descubierto que aquí se juega.

Mientras pronunciaba estas palabras, el croupier, desde la sala de juego, se acerca al policía y le entrega un fajo de facturas, mientras le dice:

- Sus ganancias, señor.

- Oh. Muchas gracias, responde sin inmutarse el policía.



Después de casi cuatro décadas de adoctrinamiento en el odio y la xenofobia a España en las escuelas catalanas, y tras haber manifestado el Ministro de Educación en sede parlamentaria el pasado mes de Octubre que:


- “No hay ninguna controversia ni conflicto con la educación en Cataluña”,


y a remolque de la presentación por parte de Ciudadanos de un proyecto de ley para la creación de una agencia independiente que ejerza las tareas de la Alta Inspección Educativa que asuma las competencias relativas a la educación en las distintas comunidades autónomas —proyecto de Ley que no salió adelante porque el PSOE, siguiendo la hoja de ruta marcada por Pedro Sánchez, se desmarcó de la iniciativa parlamentaria— el partido del Gobierno se percata de las graves consecuencias de este problema y bajo el lema 'MalEDUCat', comienza a difundir un vídeo a través de la redes sociales para denunciar el adoctrinamiento independentista en las aulas de Cataluña y reclamar que la política quede fuera de los centros escolares.


Hay que señalar que la Alta Inspección es un órgano que ya existe y está amparada por las leyes orgánicas de Educación aprobadas tanto por PP como por PSOE, además de figurar en todos los estatutos de Autonomía, excepto en el de Cataluña de 2006, impulsado por Zapatero, en el que esta figura se eliminó expresamente.


¿Cuál es la razón por la cual Ciudadanos ha puesto tanto empeño en lograr el acuerdo parlamentario en este punto? Pues porque esta figura jurídica, nunca fue desarrollada por ninguno de los partidos gobernantes y actualmente carece de presupuesto, estructura, recursos ni medios, lo cual demuestra la hipocresía existente, al aprobarse leyes que nunca se piensan poner en práctica.


Me imagino en ese debate al prefecto de policía de la película “Casablanca”, diciendo:


-¡Qué escándalo, qué escándalo! He descubierto que en las escuelas catalanas se adoctrina.


Teniendo en cuenta el uso que se viene haciendo de la Ley de Memoria Histórica, también impulsada por Zapatero, y el mantenimiento de la misma por el PP, durante la legislatura en la que tuvo mayoría absoluta, si es que el PSOE está cautivo del PSC o tiene alguna razón oculta para que no se impulse la Alta Inspección Educativa, órgano que podría evitar el adoctrinamiento sectario de nuestros escolares.


El ciudadano de la calle no entiende que se haya organizado todo este maremágnum para que después de las elecciones catalanas, todo pueda seguir igual.


Se ha aplicado el artículo 155 de la Constitución, pero de forma tan descafeinada y benigna, que en ningún caso solucionará el problema de fondo existente.


Ya en 1978, la sociedad española demostró la suficiente madurez, como para que ahora los políticos nos tomen ingenuos pipiolos, que con mirada crédula, dan por cierta la pantomima representada por las marionetas manejadas por ellos mismos.


De los nacionalistas ¿Para qué les voy a hablar? Siguen en sus mismos planteamientos.


Del PSOE que ha sido el que ha obligado al PP a que no toque lo medios de comunicación catalanes y no el problema de la educación, pues ya vemos como Miguel está proponiendo una quita de la deuda que la administración catalana tiene con el resto de los españoles y que asciende a… y está pidiendo el indulto de los golpistas encarcelados… conviene que continúe la tensión nacionalista para hacer la reforma de la constitución que tanto reclama Pedro Sánchez… triste panorama el de España… vivir los ladrones a costa de los catalanes y del resto de los españoles…que ridículo internacional está haciendo España…


Tras el aparente acto de autoridad y energía que supone la aplicación del artículo 155 de la Constitución, al analizar la forma en que se ha hecho, no dejo de apreciar una profunda debilidad y temor por parte del Gobierno.

Ante el desafío planteado al Estado por parte de los secesionistas catalanes, la asustadiza forma de aplicar Ley, ha provocado el desaliento y desengaño de los ciudadanos, porque lo más probable, es que pasado un tiempo, la enfermedad se manifieste de nuevo con toda su fuerza, sobreviniendo un brusco y virulento levantamiento político y social, ante la triste y egoísta respuesta partidaria que ahora han dado las fuerzas políticas, que son tan ciegas que no quieren ver que no es posible la vida próspera y fecunda de una sociedad, alentada por ideas oportunistas o por sectarias pasiones.


Los pueblos solo se hacen grandes cuando su futuro se asienta sobre los grandes principios que se orientan hacia el bien público que terminan por convertirse en los ideales con los que se identifica la comunidad.

De ahí que sea tan decisivo que el fundamento de cada estado sea la educación de sus jóvenes.

Y así nos va a nosotros.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris