Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La buena noticia   -   Sección:   Opinión

Hace cuarenta y siete años

El día de la Inmaculada del año 1970 se caracterizó por la tormenta de granizo que inundó las calles de Málaga y la hizo intransitable
Manuel Montes Cleries
lunes, 11 de diciembre de 2017, 08:04 h (CET)
En esta ciudad no estamos acostumbrados a esas inclemencias meteorológicas. Aquél día había amanecido con un sol radiante y una sensación de frío bastante notable. Como fiesta importante las gentes se echaron a las calles en busca de los bares del centro, las ventas de los montes y del Puerto de la Torre.

A eso de las doce de la mañana se puso el cielo negro e, inesperadamente, cayo una granizada que atoró las “madreviejas” y dejó una capa blanca en las calles malacitanas. La situación se puso complicada porque en esta ciudad de sol y buen tiempo no estamos preparados para asumir esas contingencias y se armó el pitote.

En mi caso el tema era más grave. Esa tarde me casaba. Tenía previstas todas las contingencias, menos aquella especie de nevada que se nos vino encima inesperadamente. A las cuatro parecía que el problema se iba reduciendo y volvió a salir el sol de forma radiante.

Mi madre, que era la madrina de mi boda, se terminó de colocar la peineta, que soportaba una mantilla de blonda, vistió sus mejores galas estrenadas para lo ocasión y nos aprestamos a acudir a la Iglesia del Sagrado Corazón donde se celebraba la boda a las seis de la tarde. Se cogió de mi brazo con cuidado de no arrugarme el terno de media gala que yo lucía para la ocasión y cruzó el portal de mi casa hacia mi R-8 engalanado a modo, que conducía un familiar.

En la misma puerta se resbaló sin hacerse daño, pero dejando la mantilla y la peineta de aquella manera y entró en el coche de bruces. Sin más incidencias llegamos al templo. La novia, mi Ani, apareció a las seis y diez. Para entonces todo había cambiado. El granizo había acabado en agua. Ahora llovía a cantaros sobre todos los que acudían a la boda. Mis familiares de Jaén que venían andando desde Casa Curro, llegaron despeinados, con la ropa empapada y convertida en un guiñapo. La novia no se mojó porque Jorge Denis, que la llevaba en su Mercedes azul marino, lo subió hasta el segundo escalón de la Iglesia y la puso a salvo.

Sin más incidencias se inició la ceremonia. Miento, en mitad del “paseíllo” hacia el altar se fue la luz por completo. Con un talento innegable, propio de MacGuiver, Jorge encendió los faros del coche e alumbró el pasillo central. Mientras, Félix Gaspar, que estaba de monaguillo, arrimo cuantas velas pudo encontrar e iluminó el altar de una forma preciosa. Efectivamente, nos casamos a dos velas.

Lo que sigue dura ya 47 años. Ocho hijos, diecisiete nietos y un tercio del de dieciocho. Una vida feliz y complicada, De luces y sombras. De alegrías y tristezas. Pero siempre mucho más de lo primero que de lo segundo. Se nos han ido yendo los mayores de nuestro entorno y viniendo jóvenes y niños que han llenado por completo nuestra vida.

¿El secreto? Respeto, libertad y proyectos propios que se unen en uno común. Aceptar lo que no nos gusta del otro o la otra. Mucha agua y mucho ajo. El problema de las familias actuales se fundamenta en que no aguantan nada. A la primera de cambio tiran por la calle de en medio y no llegan a disfrutar de la mejor parte del matrimonio: Envejecer juntos.

Esta es mi buena noticia de hoy. Que felizmente podemos contar aquello que nos pasó hace cuarenta y siete años. Ha llovido, ha tronado, han caído granizadas, desatado vendavales y estallado rayos a nuestro alrededor, pero hemos sabido poner al mal tiempo buena cara y tirar para adelante. Lo mismo que aquel día de la Inmaculada de 1970. “Siempre que ha llovío, ha escampío”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Casas malditas

P. Alejandre, Badajoz

No es bueno, ¿por qué?

S. Madrid, A Coruña

¿Por qué tan dóciles a las modas?

E. Barrull, GIrona

Los despropósitos de pro-moción-ado Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

Bilderberg: algo más que un club

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris