Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

El 'Pastatut' del sector etnocrático y el nuevo himno de Cataluña

Juan-Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
domingo, 2 de octubre de 2005, 22:41 h (CET)
"CATALUÑA denegante, niegas ser tan rica y plena por tus dos comunidades que te aportan la riqueza.

Di que atrás a ese gente... tan ufana y tan soberbia que ocultan la pluralidad de tus dos lenguas diversas. Di que atrás a esa gente... tan ufana y tan soberbia que acomete la plenitud que te colmó de riquezas.

Ahora es hora, catalanes, ahora es hora de la alerta, que una gente negadora quiere estatuir diferencias entre un ciudadano y otro, por sembrar entre ellos guerra.

¡Un poco de razón! ¡Un poco de razón! Defensores de la tierra, ¡un poco de razón!

Que tiemblen los enemigos de la igualdad fraterna, que alzan discriminaciones, privilegios y barreras. Que tiemblen los enemigos de la igualdad fraterna, que hoy no caben en el mundo mentalidades tan viejas.

¡Un poco de razón! ¡Un poco de razón! Defensores de la tierra, ¡un poco de razón!".


Yo no sé si éste que acabo de componer va a ser el nuevo himno de la Cataluña plural en el “Estatut” que nos regala don Pasqual. Podría serlo, porque expresa la realidad de la pluralidad catalana y las muy diversas personas que la han transformado en plena y rica hasta rebosar, como no lo había sido nunca, a lo largo de su sostenido e ininterrumpido último siglo y medio de crecimiento. Podría ser, pues... Pero no creo que don Pasqual esté por la labor: la suya no es la Cataluña plena, sino que, como buen sectarista o seminacionalista que es, de Cataluña sólo acepta media. La otra la oculta, rechaza y ningunea.

Por eso, no habla de la Cataluña plural, que es una notoria evidencia desde hace mucho tiempo; ni de una Cataluña nación plural –ella misma, internamente-, ni mucho menos de una Cataluña plurinacional –como sí exige a España, aunque Cataluña lo sea con mucha mayor obviedad, porcentualmente–. Ni de Cataluña “nación de naciones” (dos, al menos), ni prorrumpe en declaraciones de amor a “las Cataluñas”, aunque sí asegura amar a “las Españas” (pero, en cuestiones económicas, ya menos).

No, don Pasqual no está para admitir pluralidades internas, sino que, como buen nacionalista–socialista que siempre ha sido (esto sí, plenamente), no define a las naciones de una forma moderna (por ejemplo, como la Constitución española, que admite plurales diferencias aunadas por valores democráticos), sino al modo de los viejos etnicistas: una lengua (aunque sean dos) y una historia (aunque sea inventada y plena sólo de histerias). Es lo mismo que hacían los viejos políticos de su cuerda, pero en tiempos periclitados.

Un “Pastatut” de clase etnicista, frente a la otra clase, que se declara legalmente no étnica... Sólo que también quiere cargarse la riqueza: echa las cuentas fiscales catalanas considerando propio el IVA y los beneficios que las empresas domiciliadas allí recaudan en el resto de España. Total, que habrá que ponerles aduanas para que paguen impuestos aquí, porque, si no, serían más “solidarias” las empresas extranjeras. O directamente nos ponemos de espaldas a ellos, y se les acabó la plenitud de riquezas... Aunque aún así habría que preocuparse para que no se propasasen mucho con la población que étnicamente considerasen ya “extranjera”.

Un caos para todos... Con Maragall, no hay remedio, porque los viejos nacionalistas no responden a ideas, sino a vísceras, filias y odios. Pero ¡que alguien se lo explique a ZP, porque ese pobre hombre de la risa no lo entiende!

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris