Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Escucha, España

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 2 de octubre de 2005, 22:41 h (CET)
Mi paisano el gran poeta Vicent Andrés Estellés narraba una anécdota ocurrida a una atractiva mujer que ejercía de pescadera. Un día esta dama acudía al puerto a elegir pescado en uno de aquellos viejos tranvías abarrotado de usuarios. Un hombre se puso junto a ella, apretándose más y más a su cuerpo y cuando la buena señora notó que una mano llegaba más allá de donde la decencia permite gritó, para que todos la oyeran, “ja té vosté la mà en la figa. I ara qué?”. Algo parecido podríamos decir del recientemente aprobado Estatut de Catalunya. ¿Ahora qué?.

Después de un largo y tortuoso camino el pasado día 30 de Septiembre el Parlament de Catalunya aprobó con 120 votos favorables y tan sólo 15- los del PP- en contra el que puede ser el tercer Estatut catalán. El primero se aprobó durante la Republica y fue derogado por una legislación dictatorial cuando Franco y sus secuaces ganaron aquella, ya lejana, guerra entre hermanos, el segundo, y actualmente vigente vio la luz durante la llamada transición democrática- una época donde la izquierda haciendo alarde de sentido de Estado dejo muchos pelos en la gatera constitucional- y ahora esté tercero emprende el viaje a Madrid para recorrer un camino donde no faltaran las piedras y los palos puestos, por unos y otros, en los ejes de su caminar. Los dos anteriores estatutos hicieron el viaje de vuelta de Madrid a Barcelona bastante adelgazados. En este caso también volverá a imponerse la dieta madrileña y, seguramente, aquello que los representantes del 90 % del pueblo catalán votaron perderá kilos en este partido de vuelta arbitrado por Alfonso Guerra que, al paso que va, lleva camino de convertirse en otro dinosaurio, como Fraga, en el mundo de la política. Pero estas son las reglas del juego y la negociación y hay que aceptarlas.

Los besos entre las diversas señorías ocupantes de los escaños, los aplausos, las sonrisas y caras de satisfacción, el brindis con cava, catalán por supuesto, y la foto de familia, incluido Piqué que en este evento ha estado de convidado de piedra siguiendo ordenes de la calle Génova han de dar paso ahora a un tira y afloja donde unos y otros hagan posible que no se malogre la esperanza de la gran mayoría de los catalanes. Ya lo ha dicho el mismo Presidente del Parlement, señor Puigcercós, militante de ERC quien ha indicado que “el texto no es intocable”.

En su caminar el proyecto de Estatut no ha ido por el camino mas recto. De uno y otro lado los errores han sido muchos. Los políticos catalanes hasta minutos antes de su aprobación no dieron mucha muestra del famoso “seny” que dicen les caracteriza empantanándose en discusiones bizantinas en las que el pueblo llano ni entraba ni salía. De la otra parte, desde el centralismo, toda una brigada de ataque mediática lanzaba cada día apocalípticas proclamas sobre la desintegración de España atizando el fuego del odio a lo catalán. El hecho de que se califique a Catalunya como nación ha levantado ampollas sin querer ver que países como Suiza, Canadá o Bélgica también tienen naciones dentro de su Estado sin que por ello exista peligro alguno de secesión, cuestión ésta que en tierras catalanas tan sólo apoya una mínima parte del electorado. Pero los peligros no vienen tan sólo de una desinformación interesada ni del Partido Popular que, al fin y al cabo, juega las cartas que cree le interesan, aunque, a veces, Zaplana y Aznar saquen a relucir toda su mala baba de perdedores. El peligro también viene de una parte de los socialdemócratas del PSOE donde algunos de sus barones haciendo gala de un españolismo irredento ya han lanzado los primeros ataques al nuevo Estatut. Chávez, Rodríguez Ibarra y Bono- ¿ no se ha equivocado de partido?- rezando a la Virgen de su pueblo para que el Estatut descarrile antes de llegar a Madrid hacen temer que no todos los socialistas están de acuerdo con la posición dialogante de Zapatero y algún que otro voto socialista podría escapar hacia los intereses de los escaños de la derecha cuando llegue el momento.

Ahora de las rosas de la alegría del día 30 tan sólo quedan las espinas de la discusión. Ahora sólo queda que España escuche y que del debate salga la luz y un nuevo Estatut. Si alguna de sus carnes sobresale del corsé constitucional sajen las sobras o ensanchen el corsé pero, es mi parecer, estamos ante una nueva etapa de futuro y esperanza. Dos grandes poetas catalanes se dirigieron a España en sus poemas. En pleno franquismo lo hizo Salvador Espriu en su libro “La pell de Brau” (La piel de toro) donde denominaba a España Sepharad y le decía que “diversos son los pueblos y diversas las hablas” y justo después del desastre colonial, en 1898, Joan Maragall, abuelo del ahora presidente de la Generalitat catalana, escribía “Donde estas, España; no te veo por parte alguna / no escuchas mi voz atronadora?/ no entiendes esta lengua, que te habla entre peligros?/ Has aprendido a desatenderte de tus hijos?/ Adiós, España”. Esperemos que ningún poeta catalán actual tenga que seguir escribiendo reproches a esa España que la mayoría de catalanes siguen, a pesar de todo, sintiendo como suya.

Y un toque de atención para mi President, el Sr., Camps. Ahora es el momento de que los valencianos apliquemos esa cláusula de nuestro neonato Estatut, esa que lleva su nombre y que, en un brindis al Sol, dice que pediremos los mismos derechos que obtengan otras autonomías. Hágalo y no se doblegue ante los intereses y las ordenes que le llegan de la calle Génova y no haga el ridículo poniendo recursos contra el Estatut de los catalanes. Sea, por una vez, el líder que todos los valencianos necesitamos.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris