Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Paradise Now', de Hany Abu-Assad

Marcos Méndez Sanguos
Marcos Méndez
jueves, 17 de noviembre de 2005, 01:04 h (CET)
Paradise Now no pretende dar juicios morales o principios categóricos. Tampoco basa su discurso en fáciles respuestas como las que vemos en los titulares de los periódicos todos los días. Sus motivaciones se esconden en un laberinto emocional más profundo, el de Said (Kais Nashef), un suicida palestino dispuesto a inmolarse por la causa resistente.

Hany Abu-Assad logra, con salvaje veracidad, esgrimir un retrato convincente de un hombre señalado mártir. Desde los momentos previos a conocer la fragilidad de su futuro (reparando coches, fumando apaciblemente, dejándose conquistar por una joven...) hasta sus reacciones y actos una vez le ha sido encomendada esa misión que todos consideran ineludible, Said evoluciona no en una metamorfosis fugaz o un pensamiento vano; las imágenes de este hombre recorriendo la ciudad de Nablus (donde se ha rodado la película) no dejan distancia para que podamos respirar, más bien nos conducen hacia un conflicto de convicciones, de razones, de recuerdos paternales (su progenitor murió ejecutado por colaborar con la ocupación) que conforman, fotograma a fotograma, un personaje, un discurso y una trama simultáneos.

A ello contribuyen algunos secundarios destacados, como el contrapunto previsible (Khaled), la chica que cree en una paz sin condiciones (Suha) o Jamal (Amer Hlehel), el hombre que se encarga de reclutar futuros mártires para la resistencia, de apariencia intelectual y algo escalofriante.

Así pues, Hany Abu-Assad salva con nota una dura prueba que estaba envuelta en cierto carácter militante o partidista, lo cual siempre conlleva una enorme dificultad para evitar la controversia. Una película, como poco, inteligente.

Lo Mejor: Que la tensión y el drama humano provengan de las imágenes y no de compases musicales.

Lo Peor: Que alguien la censure antes de verla, como ya ha ocurrido otras veces.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote anuncia la programación de su octava edición

Seis de las siete películas de “Sección Oficial” competirán por el Premio del Jurado, dotado de 2.500 euros

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris