Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Tolerancia cero a la ultra derecha III

Santi Benítez
Santi Benítez
miércoles, 28 de septiembre de 2005, 23:37 h (CET)
Por fin, después de haber demostrado con creces merecerlo, Udo Voigt, máximo representante del partido neonazi NPD alemán, ha sido condenado a cuatro meses de libertad vigilada. Su trayectoria, desde que declaró al semanario Junge Freiheit que el objetivo de su partido era liquidar la RFA, no debería ser otra que la cárcel, por incitar a la violencia racista y ser, en sus propias palabras, heredero de la ideología del “glorioso” partido nazi. En palabras del fiscal D. Mehlis esto sólo es un paso más hacia la ilegalización de un partido que ha demostrado con creces su racismo y sus ideas antidemocráticas.

Varios países europeos se han puesto las pilas para frenar a estos grupos de descerebrados que lo único que buscan es la destrucción del estado de derecho y el régimen democrático. Sin ir más lejos Bélgica ha ilegalizado el partido neonazi Vlaams Blok, entre muchas de las razones legales, por incitar a la violencia racial, por ostentación de simbología nazi, etc, etc.

En nuestro país la excelente actuación de las fuerzas de seguridad del estado con respecto a este tipo de grupos de extrema derecha, ha puesto en evidencia que nuestra legislación es demasiado permisiva con estos descerebrados. Las operaciones Panzer, Espada y Puñal, orquestadas magistralmente por la Guardia Civil, han desarticulado a grupos armados y organizados de extrema derecha. Pero mientras que la policía ha desarticulado al grupo neonazi FAS (Frente Anti Sistema), entre otros, la fiscalía no acusó a sus componentes de asociación ilícita cuando evidentemente eran un grupo terrorista organizado y armado, cuyo único objetivo era sembrar el terror.

Las conexiones de estos grupos a través de toda Europa es más que evidente. Sólo hay que entrar en la página del Frente Nacional Europeo para verlo. En nuestro país, por poner un ejemplo, FE/La Falange, el 20 de noviembre de 2004, firmó un acuerdo de asociación en Europa con el partido neonazi NPD, en palabras del propio Fernando Cantalapiedra, porque tienen punto programáticos en común. Ya en una ocasión FE/La Falange se molestó por uno de mis artículos porque, según esta organización antidemocrática, la había incluido en el mismo grupo que a España 2000, Frente Mahón, Nuevo Orden y otros. Sin embargo son públicas y notorias las reuniones que ha mantenido con España 2000; grupúsculo neonazi valenciano, Democracia Nacional; grupo fascista nacional católico que ya en septiembre de 2001 demostró lo peligroso que podía llegar a ser en la Almunia en un acto xenófobo, y el Movimiento Social Republicano; cuyos integrantes se desvincularon de las conversaciones. Dichas reuniones se realizaron a fin de unificar criterios y formas de actuación conjunta. Tal y como se hizo en el caso del nazi NPD.

No son los únicos, grupos como Nuevo Orden; que en su página defiende con vehemencia al FAS insultando a las fuerzas de seguridad del Estado, Cultural Thule; que se definen a si mismos como los únicos nacional socialistas españoles, o FES, cuyo número 14 de la revista Haz exhibía un soldado alemán con la leyenda “la bandera sigue alzada”, y otros, cuya ideología neonazi es exhibida sin ningún tipo de disimulo en la red, demuestran ser una problemática que sino es atajada a tiempo pasará a convertirse en algo más que peligrosa.

Desde estas páginas, y desde mi próximo libro, no haré lo mismo que hizo Losantos cuando se condenó a Pedro Varela por delito de apología del genocidio, diciendo que dicha condena vulneraba la libertad de expresión, para luego decir todo lo contrario con manifestantes que gritaban gora eta. Repetiré lo mismo que digo siempre. Si Batasuna fue ilegalizada y creo que bien ilegalizada, ¿Por qué no se ilegalizan estos partidos que aprovechan la cobertura legal democrática para emponzoñar la convivencia pacífica de los ciudadanos? ¿Por qué no son condenados por terrorismo los componentes de estos grupos cuando se demuestra que están organizados y armados? ¿Por qué no se les acusa de asociación ilícita si está más que claro que es así?

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris