Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Un día menos   -   Sección:   Opinión

Paralelismos unificadores

Juan Antonio Hurtado
Redacción
miércoles, 28 de septiembre de 2005, 23:37 h (CET)
Dicen algunos que el fútbol ha evolucionado políticamente. Ya no son simplemente unos clubes con jugadores que juegan por amor a ese gran deporte, ni son sociedades o entidades no lucrativas. Ahora tan solo hay unos pocos clubes de fútbol que no tienen esa política de empresa que les hace ser gracias al marketing y a algunas cosas más verdaderas empresas multinacionales.

Me hace comentarios la gente al pasear, los amigos en las tertulias futboleras e incluso viejos que vieron jugar al mismísimo Kubala o Pelé. Todos en general comentan un dato quizás anecdótico que surge entre el parecido y el paralelismo que han sufrido el fútbol y la política reflejándose sobre dos clubes: FC Barcelona y Real Madrid.

Desde que ZP ganó las elecciones el catorce de marzo del pasado año, el Barça empezó una racha que le haría ganar todos los restantes partidos de liga, proclamarse campeón de Liga, de la Supercopa de España y encima jugar un fútbol espectacular. El Madrid en cambio empezó su debacle de títulos y de juego. Es un tanto paradójico relacionar estos hechos, pero son estadísticas, y esas no engañan. Podríamos verlo de una forma mucho mejor si desglosásemos los pros y contras de cada relación.

El Madrid en la época de Aznar ganó ligas, copas de Europa, desarrollaba el mejor fútbol, sus jugadores ganaban innumerables trofeos individuales, también con sus respectivas selecciones de las cuales casi todos eran capitanes, saldaron deudas económicas y consiguieron satisfacer a sus aficionados. Por otro lado, el Barça no ganó ningún titulo en cuatro años -contando por supuesto hasta con la Copa Cataluña-, desarrollaba un mal juego debido quizás al continuo cambiar de entrenador y de presidencia; era en general un desastre.

Desde que ZP ganó las elecciones, ocurrió a la inversa, agravando además lo que podríamos denominar “ayudas arbitrales”. Otra comparación que surge también de esta inicial, podría ser la relación entre Laporta y Ángel Maria Villar, parece que se llevan bien y lo demuestran en sus negociaciones, tales como evitar que el Camp Nou sea cerrado el mismo año en que otros campos si fueron cerrados, aun considerando el espectáculo arrojadizo que sufrió Figo al sacar los corners y aquella cabeza de cerdo, botellas de JB y algunos objetos mas, también cabe recurrir a la nacionalización de Mecí, y las ayudas arbitrales que ha gozado durante este periodo, como por ejemplo pudimos comprobar el sábado por la noche. En cambio el Madrid ahora no goza de las ayudas arbitrales, y todo me hace afirmar esa relación.

Parece ser que son paralelismo, solo es una opinión que quizás muchos de vosotros compartiereis. Es también un empuje a la esperanza del cualquier aficionado, porque podría surgir que el próximo presidente del gobierno fuese de Murcia y el Ciudad de Murcia en unos años gane la liga de primera división española.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris