Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Aire fresco desde Asturias

Pascual Falces de Binéfar
Pascual Falces
martes, 27 de septiembre de 2005, 23:37 h (CET)
Entre las brumosas y malolientes turbulencias que predominan en el aire político en algunas partes de la península, un ramalazo de aire limpio y fresco ha venido a hacerlo más respirable. Lo ha generado el triunfo de Fernando Alonso; tan azul como el color celeste de la escudería Renault y la bandera del Principado de Asturias. Pareciese como si vuelto a ocupar el territorio por la morisca procedente de Berbería, un nuevo Don Pelayo hubiera iniciado un remolino de reconquista entre las peñas de Covadonga. Todos los medios se han adherido a celebrar la gesta del piloto que ha alcanzado esa gloria del deporte de Fórmula-uno. Miles de mensajes desde cualquier lugar del país han hecho presencia en las pantallas felicitando y congratulándose. Los “personajes” públicos más encumbrados, igualmente, hicieron cola en el teléfono para estar entre los primeros en demostrarle su satisfacción.

Hasta los “catalanes” lo han reconocido como el gran triunfo del automovilismo español –y se entrecomilla, no porque sean “naturales de Cataluña”, sino por la auto distinguida connotación que se adjudican-. El artículo del director de La Vanguardia se dedicó al día siguiente a este asunto, aunque, matizando que, “con más pena que gloria, la F-1 con acento español o catalán, no había conocido épocas de tal envergadura”. Con su juventud y el esfuerzo personal demostrado, Alonso sabe vivir en su país, porque, no se olvide... quien el día de ayer, domingo, no estuviera con el fútbol, baloncesto, ciclismo o automóvil de competición, no estaba en España.

El día de “después” ha servido para comprobar como, a escala mundial, el entusiasmo provocado por el ovetense es unánime. Asturias no sólo es admirada por aquellos que conocen la belleza y pintoresquismo de su paisaje y sus deleites gastronómicos, sino que, con tales raíces, ha brindado al mundo entero un hombre con sobradas cualidades por encima de sus competidores.

Alonso, en sus primeras declaraciones tras levantar la copa de ganador, ha afirmado rotundamente su agradecimiento a la familia donde se ha criado, y lo ha hecho de la mejor y más sencilla manera, reconociendo que así es. Nadie discute hoy en el mundo el “valor” de una familia capaz de haber formado al campeón más joven de la historia. Del mismo modo que el movimiento se demuestra andando, todo lo que supone una familia, no necesariamente grandiosa, ha quedado a la vista de todos. Hay ocasiones en que la “familia” sólo es una madre, pero ahí es donde reside la mayor gloria del Eterno femenino.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris