Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Las plumas y los tinteros   -   Sección:   Opinión

El mensaje

Daniel Tercero García
Daniel Tercero
martes, 27 de septiembre de 2005, 23:39 h (CET)
No parece mala la idea de Zapatero, presidente del Gobierno, de formar una alianza de civilizaciones universal que tenga por destino la paz terrenal y la convivencia pacífica. La idea de la alianza ya está en el aire y ahora toca trabajar por ella con todos los medios posibles. Una alianza, cabe recordar, se produce por mutuo acuerdo de los protagonistas, en un primer término, y con un, como mínimo, objetivo común, en segundo lugar. De esta manera el primer paso debería ser reconocer las civilizaciones existentes, nombrar a los interlocutores que las representan y empezar las negociaciones. Hasta aquí, la teoría, todo muy bonito.

Pero no todo es como parece por mucho que se insista en que la futura Alianza será la panacea de la vida terrenal. Tan sólo un par de apuntes, uno muy reciente, para comprobar que el término que se debe aplicar no es el de alianza sino que más bien, de momento, debemos utilizar el de cobardía. Sí, cobardía. “Cobardía” es lo que ha declarado John Latham, artista británico, al comprobar como el Museo Tate Britain de Londres ha vetado una obra suya en una exposición para no herir la sensibilidad de la comunidad musulmana. El artista, de 84 años, representante de la vanguardia británica de los años sesenta, realizó la obra God is great hace más de diez años. El museo, poseedor de la obra de Latham, no quiere que la alargada lámina de cristal sobre la que hay incrustado copias del Corán, la Biblia y el Talmud (libros sagrados del islamismo, cristianismo y judaísmo), pueda ser malinterpretada tras los atentados del pasado 7 de julio en Londres. La dirección de la pinacoteca ha considerado la decisión como “difícil”, pero necesaria por lo visto. No es así como se consiguen adeptos a la futura Alianza de Civilizaciones si una de estas debe ceder parte de su esencia. ¿Acaso estamos lanzando el mensaje de que hay una civilización por encima de otras? Y, si es así ¿por qué debe ceder una y no otra? Queda mucho para poder hablar, sobre una base sólida, de la Alianza que propugna nuestro presidente, pero el mensaje que se lanza desde diversos puntos, sobre todo culturales, no creo que sea el más óptimo para conseguir un buen resultado. No parece que los ciudadanos lo entiendan como tal.

Otro caso, de extraña forma de aleccionar a las personas sobre una alianza de culturas, es el que se produjo con la concesión del Premio Nobel de la Paz a la africana Wangari Maathai el año pasado. Fernando Iwasaki escribía este pasado domingo en Abc que al menos esta premiada “mantiene una ambigua posición ante la ablación del clítoris y la infibulación de las niñas”. La señora Maathai declaraba, tan sólo tres años antes de que la Academia sueca le concediera tan prestigioso galardón, que todos los valores que los suyos –refiriéndose a la tribu a la que pertenece- tienen están edificados sobre la práctica de la escisión femenina, por supuesto forzosa. ¡Un premio por la Paz! De nuevo, el mensaje lanzado por la Academia sueca no es el más apropiado para reunir en una mesa a las distintas civilizaciones de la sociedad humana.

Hay más casos como estos dos citados anteriormente, como por ejemplo las dudas no hace mucho, de ciertas autoridades políticas, sobre si se debía mantener en el escudo autonómico de Aragón el cuartel en el que figuran cuatro cabezas de moro. Pero da la sensación que en realidad lo que ocurre es que una civilización da síntomas de acercamiento pero lo que recibe no son más que negativas por parte de otras sociedades. ¿Qué gestos para la creación de la Alianza han llegado de otras civilizaciones a la nuestra? Y así no hay manera posible de formar una alianza, ya que es imprescindible que todos los protagonistas de la película estén de acuerdo en formar una unión, cediendo todos y cada uno de ellos.

El mensaje que se envía desde Occidente puede generar un rechazo frontal en el mismo Occidente ante cualquier tipo de alianza con otras culturas. Ya que de momento lo único que a simple vista se ve es la cesión en determinados aspectos en la historia, la libertad y la justicia, mucho se tendrá que trabajar para poder crear y mantener la Alianza de Civilizaciones propuesta. El mensaje, de momento, no está siendo captado por los receptores. O, lo que sería peor, sí lo captan pero no lo aprueban.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris