Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El espectador  

Los cerdos de Cataluña

Jorge Hernández

martes, 27 de septiembre de 2005, 23:39 h (CET)
No puede haber algún otro país donde la inmoralidad política alcance las cotas catalanas. Pero el hecho diferencial catalán es la exhibición. La impunidad de la clase política catalana es tan absoluta que se muestra tal como es, convencida, y con razón, de que no tiene nada que ocultar. La política en Cataluña es una cerdada toda.

Es tan alto su nivel de obscenidad que se comprenden las precauciones de los periodistas de Barcelona, ni mucho menos los de la progresía de Madrid.

Tratar con la clase política catalana es como hacerlo con el virus del Ébola. De ahí los eufemismos, los pronombres que sobran y los que faltan, los sobrentendidos. Es en estos arrabales cuando el periodismo se convierte en un oficio realmente peligroso. Lo que habría que escribir en realidad es que socialistas y convergentes mandan al cuerno el Estatuto y que se blindan mutuamente contra su aprobación o aparcamiento. Ése es el único blindaje competencial. Por supuesto no se trata de ninguna novedad. Incluso puede haber algún otro país donde la inmoralidad política alcance las cotas catalanas. Pero el hecho diferencial catalán es la exhibición. La impunidad de la clase política catalana (vertebrada ideológicamente alrededor de dos infinitivos: crecer y reproducirse) es tan absoluta que se muestra tal como es, convencida, y con razón, de que no tiene nada que ocultar. Cataluña es un desparpajo. De lo macro a lo micro.Catalunya, sol y moscas, ya sabe. Sólo que ahora mosquean alcoholizadas sobre la pernera. Un país de leyenda úrica.

Quizás por eso aplaudo la decisión consciente de varios diarios de Madrid de ignorar las declaraciones del consejero de Comercio del gobierno catalán.

Son las delirantes declaraciones de un analfabeto, de un hombre técnicamente inválido para la gestión pública, de alguien, en fin, sin autoridad intelectual ni política, al nivel del primero que pasara por la plantación de alcachofas. Huguet ha dicho algo sobre el Estatuto, los nyerros, els cadells, els Segadors, la revuelta social, España, Cataluña, y, finalmente ha dicho guerra civil entre comillas. Yo aplaudo, y me rompo, que los periódicos no pongan nunca la guerra entre comillas. Es un ilustre representante de los cerdos que habitan en Cataluña.

Noticias relacionadas

Paradigma científico

Con su libro La estructura de las revoluciones científicas Kuhn cambió la historia de la ciencia para siempre

El discurso que pagamos

El caso Flick estalló en 1981 cuando una inspección fiscal

Jugando al juego del engaño, utilizando al pueblo de pin-pan-pum

Percibimos que la bonanza de la que continuamos gozando va a tener fecha de caducidad

Amigos de novedades

Jesús es la imagen del Dios invisible

Los más ateos, en política, son quienes más satanizan

​Con una sola ojeada, es fácil darse cuenta de que, con los amigos a los que va a tener que llegar a pedir ayuda el señor Sánchez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris