Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

Los regüeldos etarras

Pascual Falces de Binéfar
Pascual Falces
martes, 27 de septiembre de 2005, 02:54 h (CET)
El eructo es una función fisiológica, como bien se sabe, a través de la cual se expulsan con ruido los gases del estómago por la boca. Según recoge María Moliner, no tiene verbo, y se suele utilizar acompañado de “soltar”, lo que ya perfila el sentido reticente que le envuelve Entre las normas de buen comportamiento árabe al uso, significa algo más: que la comida ofrecida a un invitado ha sido satisfactoria y el estómago agradecido lo demuestra de este modo. Entre nuestras costumbres no se estila tal gentileza; lo más que se tolera es que a alguien se le “escape” un eructo, y resulta motivo de jocosa tolerancia si quien lo ha expulsado es comensal conocido y apreciado que no tiene tal costumbre. Pero, ocurre, que, en términos generales, se asocia con personas poco preparadas para la convivencia con las normas y buenas costumbres del comer. Tiene otra connotación más desdeñosa si quien “suelta” el eructo, que entonces ya se denominará “regüeldo”, es lo que se dice “un cerdo”, y forma parte, por tanto, de su natural forma de vivir y alimentarse. En ocasiones, este desagradable ruido denota la presencia de tal elemento.

De los pasos que está dando el Gobierno-por-accidente, conque arrostra el país esta legislatura, para tratar de ganarse el voto vasco, no se sabe nada. Todo son conjeturas en un continuo ir atando cabos, de aquí y de allá, que hace previsible lo imprevisible; así se comportan quienes llaman a sus secreteos, discreciones, es decir, nada nuevo. Pero, hete aquí, que, en el anochecer de este sábado se ha escuchado en la pacífica meseta castellana al otro lado de donde se asienta esta oreada columna, pilastra, o poste de señales, un “regüeldo” en forma de bombazo criminal en la proximidad de donde están encarceladas 17 mujeres que cumplen, seguramente, una pequeña parte de sus cuentas pendientes con la sociedad a causa de su participación en la “banda armada”.

Un bombazo, como todos, alevoso, cobarde, y con impunidad, sin más riesgo que el de que les hubiera explotado entre las manos, pero lleno de locuaces resonancias. Tal vez se encuentre en un punto álgido la negociación del realojamiento en establecimientos penitenciarios del norte de España de los “vascos y vascas” –según se expresa el montaraz que preside a ambos géneros-. Tal vez, algún industrial vasco re-instalado en el polígono abulense, no paga la extorsión, y así, de paso, se le “avisa”. Tal vez, habiéndoseles puesto difícil, incluso, dar un tiro en la nuca a un policía nacional, se les recuerda, cerca de su Academia, que ese sería el destino que la banda quisiera para todos ellos. Tal vez... Pero, cómo el misterio y el trato piadoso es la norma para con los criminales desde las alturas que gobiernan el país que, con Portugal, y los ingleses de Gibraltar, comparte la península ibérica, no se puedan sacar más consecuencias de este elocuente regüeldo, porque... de la catadura de quien lo ha soltado, poco se puede decir. Está muy visto.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris