Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La Cosa Pública   -   Sección:   Opinión

Paris mon amour

Ekain Rico
Álvaro Peña
lunes, 26 de septiembre de 2005, 02:06 h (CET)
Cuando uno no es profeta en su tierra, no le queda otro remedio que ir –en busca del reconocimiento negado– plus ultra de las fronteras patrias. Y es así que, con más de un discurso de la FAES en las maletas, nuestro opositor favorito acudió a París en busca de algún aplauso.

En el seminario sobre Europa que organizaba la UMP –el partido de Chirac y Sarkozy–, Marino Rajoy se encontró como pez en el agua. No sé si se debió a mera cortesía, o a que los servicios de traducción intentaron hacer aceptables las palabras del dirigente popular, pero el caso es que –a pesar de su discurso– recibió unos cuantos aplausos.

A nuestro peculiar líder de la oposición, no se le ocurrió otra cosa que enumerar las reformas políticas de Aznar, como modelo a seguir para zanjar la crisis europea. ¿Se le olvidó a Mariano que precisamente fue Aznar y su inaceptable acercamiento a Bush –muchas veces provocado, como ya vimos en la foto de las Azores– los que han traído esta crisis a Europa? ¿No se acuerda de que, mientras otros líderes europeos trataban de buscar el consenso en Europa, Aznar y su amigo Blair competían por ver quién era el favorito del águila imperial?

No cabe la menor duda de que, en el fondo, Rajoy lleva algo de razón. Si aplicamos las tesis europeístas de Aznar y la FAES, la crisis europea desaparecerá. Pero no porque ésta se solucione, sino porque –directamente– será Europa la que desaparezca para convertirse –mis ojos no lo vean– en una estrella más de la bandera estadounidense.

Ayer, en la ciudad de las luces, debió haber un apagón.

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris