Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Animales   Maltrato   -   Sección:   Opinión

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello
Iria Bouzas Álvarez
@iriagal
jueves, 23 de noviembre de 2017, 07:48 h (CET)
¡No puedo más!

Años y años recibiendo información sobre casos de animales maltratados, torturados, abandonados.

¡No puedo más!

No tengo ni sitio ni dinero suficiente para poder rescatar a todos esos pobres seres indefensos y vulnerables que sufren al capricho de humanos desalmados que les lastiman sólo por el placer retorcido, psicopático y repugnante de hacer daño.

Me siento frustrada cuando en muchas ocasiones solo puedo ayudar difundiendo los casos más graves con la esperanza de que en algún lugar haya un alma buena que esté en las circunstancias apropiadas para poder hacer algo. Pero sabiendo que en el 99% de las ocasiones no será así.

¡Malnacidos y malditos aquellos que dañan por placer! Solo espero que toda esta realidad que nos toca vivir sea realmente un “Juego de suma cero” y al final, en esta vida o en lo que sea que venga después, terminemos recibiendo exactamente todo lo que damos.

Todo.

¿Qué especie se ha podido degenerar tantísimo como para sentir placer del dolor ajeno?

¿Quién puede torturar a un perro o a un gato, escucharle gritar de dolor y disfrutar con ello?

Seres involucionados y enfermos que deberían ser el escalón más bajo en la cadena trófica. Basura con sistema circulatorio y capacidad pulmonar que sobreviven por vivir en la relativa impunidad que les da el estar amparados entre el resto de los seres humanos.

Señalados, repudiados y condenados al aislamiento. Ese debería ser el único final de aquellos que tienen como disfrute personal el causar dolor a otros seres vivos.

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello. Son seres terribles que conviven entre nosotros simulando tener alma y haciéndose pasar por personas aunque realmente lo que son es demonios metidos dentro de cuerpos humanos.

Y ¿qué hacemos el resto de la sociedad? Consentimos, miramos hacia otro lado y al final somos cómplices de tanto horror.

Los humanos somos los portadores del mismo pecado que llevó a Lucifer a los infiernos. La maldita soberbia.

Nos creemos especiales. Nos sentimos los elegidos. Actuamos como si fuéramos los dueños hasta del aire que respiramos.

Amos y señores que se creen en el derecho de destrozar cualquier cosa a su paso como si fuésemos emperadores plenipotenciarios avanzando hacia el dominio total del universo.

Pues tengo malas noticias. Para el universo no somos absolutamente nada. No somos ni hormigas. Pero el progreso, los avances o la tecnología nos han trastocado mucho las ideas. De un tiempo a esta parte nos ha entrado complejo de dioses.

Dioses todos poderosos que pueden destruir el planeta en el que viven. Dioses que deciden sobre el bienestar de criaturas que les rodean. Dioses caprichosos y malcriados que toleran el sufrimiento y la crueldad para mantener su orgía de poder y disfrute.

Cualquiera que vea con un poco de perspectiva las cosas es capaz de ver que estamos empezando a vivir el “ocaso de los dioses”…. ¡Y yo que me alegro! A ver si somos capaces de retomar la cordura-

Nunca he sabido si existe un dios. Pero si como nos han dicho existe y es bueno, nosotros desde luego, no nos parecemos en nada a él…o a ella.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris