Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Supremos compañeros

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 24 de septiembre de 2005, 22:00 h (CET)
Para la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo, la actuación de la Fiscalía General del Estado en los casos PCTV y Atutxa fue "acorde con lo que acontece en cualquier procedimiento penal", por lo que la querella de la Fundación Tomas Moro "no puede tener acogida la pretensión de derivar al circuito de la justicia penal cualquier decisión adoptada por el Ministerio Fiscal, que no coincida con la opinión del querellante o con las publicitadas en los medios de comunicación en su particular y respetable interpretación de la ley". Tortuosos e intrincados caminos interpretativos de la ley. Separación de poderes en el papel, y yuxtaposición de los mismos en la práctica, derivadas de leyes que imponen sistemas selectivos de partido.

Se dice que en derecho sólo existe lo que se prueba procesalmente, de ahí que al coincidir la publicación del Auto de los magistrados con las declaraciones de la portavoz del PCTV de que no se discrimine a ETA, no desvirtúa en modo alguno su máxima judicial.

La inacción de la Fiscalía General la califican como "de elemental prudencia jurídica, ajena a la arbitrariedad". Amplio término el de la arbitrariedad, que engloba peligrosas elucubraciones. Arbitrario es actuar en contra del sentido común y lo obvio, los medios de comunicación demuestran con el mejor de los criterios que PCTV y Batasuna son lo mismo, los tribunales interpretan las leyes, juzgan y hacen cumplir lo juzgado. Arbitrario es tener distintos raseros en el cumplimiento de la ley.

No arbitrario es la prudencia jurídica del Fiscal General combinada con sus idas y venidas a Moncloa. Ya lo dijo Otegi cuando ordenaron encarcelarle, ¿ésto lo sabe Conde Pumpido?. Fiscalía General del Gobierno y Gobierno Fiscal del Estado, dos funciones y un destino.

Negar las evidencias con justificaciones es manchar aún más las instituciones. Aunque no fuera delito, las fundamentaciones de derecho dañan la credibilidad en la justicia.

Responsabilidades civiles y penales a millares tienen sin excepción todos los gremios profesionales. Excepto uno, el de jueces y fiscales. Más aún si de casta le viene al galgo, con ascendencia en tercera generación como bien detalló -en las páginas de La Razón- don Cándido. Reforzado aún más si cabe, el hecho de ser magistrado. No cualquiera, sino del alto escalafón. Magistrado compañero de la misma Sala Penal a la que pertenecía, en el Tribunal Supremo. Supremos compañeros.

Archiven la causa, pero por favor no deterioren más aún la confianza en la justicia, justificando y autoblindando una vez más, el cuerpo de fiscales, jueces y magistrados. Cada día que hablamos de justicia, obligan a recordar al ya famoso ex-alcalde de Jerez, Pedro Pacheco. La justicia es...

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris