Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

La cara del odio

Alfonso Goñi
Redacción
miércoles, 21 de septiembre de 2005, 22:39 h (CET)
Como si del título de una película se tratara, es la primera idea que me viene a la mente después de leer las declaraciones del expresidente Aznar en la prensa argentina hace muy pocos días.

Es evidente que este hombre aún no ha superado la derrota electoral y que aprovecha todas las oportunidades que tiene, especialmente en el extranjero, para arremeter su furia incontenible sobre los que él cree culpables de su desastre en las urnas.

En el periódico La Nación habla del riesgo de disgregación de España, no por sus políticas de enfrentamientos permanentes entre las diversas autonomías, que practicó y que sigue ejerciendo el PP, y la nuestra es un buen ejemplo de ello, sino que achaca este riesgo que denomina de balcanización a la política del gobierno Zapatero. Saca los demonios de su sumisión al independentismo catalán y califica al gobierno de equivocado y débil.

Pero empieza a exhibir sus esencias cuando el periodista del Clarín introduce el tema de Irak: rechaza la autocrítica, asevera que los terroristas buscaban la caída del gobierno y lo consiguieron, dejando entrever una conjura internacional. Según él no pesó en los electores que todo el país estuviera en contra de la guerra, y no reconoce las múltiples mentiras sobre las armas de destrucción masiva, lo despeja con un “los servicios de inteligencia no son infalibles” , y ni siquiera acepta el desastre de la posguerra “todos sabíamos que no sería fácil”. Defiende a Bush justificando que buscó el consenso de la ONU y trivializa especificando que si lo critican es porque es parte de los ejercicios con que se divierten muchos.

Define al gobierno como el peor de la historia de la democracia española y califica a España como un país de riesgo que ha destruido la política antiterrorista.

En sus declaraciones ante los dos grandes periódicos argentinos ha puesto de relieve ese posicionamiento radical que impuso al gobierno y a su partido a partir de las elecciones generales del 12 de marzo de 2000, cuando consiguió su mayoría absoluta y decidió retirar a su partido del consenso de la transición e instaurar una nueva política de retorno a las esencias de la derecha rancia y descerebrada de siempre. En este periodo inauguró el Patriotismo nacional, regional, constitucional y hasta empresarial. Se olvidó de sus devaneos tolerantes de la primera legislatura, abandono el centro como estandarte político e incluso las actitudes aperturistas que se vivieron durante la transición. La obsesión de españolizar España recuerda a “la unidad de destino en lo universal”, cual idea unitaria de los fundadores de la Falange. Solo faltaban las proclamas contra la inteligencia y los vivas a la muerte que se rozaron y bordearon en su enfrentamiento contra la intelectualidad disidente durante la guerra de Irak. Afirmaba Calvo Sotelo antes de la guerra que “España antes roja que rota”, Aznar con sus actitudes testificaba lo contrario en su papel de pirómano bombero.

Aparte se debería analizar si es muy “patriótico” criticar a tu país en la prensa extranjera dando una imagen irreal de catastrofismo. Debería tratárselo, no es bueno seguir así, Aznar en estado puro .

____________________

Alfonso Goñi es economista y ex concejal del Ayuntamiento de Valencia.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris