Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Bajar impuestos es de izquierdas

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 20 de septiembre de 2005, 01:51 h (CET)
No, esta frase no es mía. Esta frase la pronunció el hoy Presidente del gobierno cuando estaba en la oposición. Y es que uno de los “secretos” del PP fue bajar los impuestos y liberalizar la economía. De ahí su brillante gestión económica.

Así que Rodríguez, tan acostumbrado a decir en cada momento lo que más le convenga para llenar las sacas de votos, soltó aquello de que bajar los impuestos es de izquierdas. Y Miguel Sebastián llegó a proponer un tramo único para el IRPF. Iban en la dirección correcta. La misma que ya se está empezando a adoptar en numerosos países de nuestro entorno.

Pero claro, una cosa es predicar en la oposición y otra dar trigo desde el gobierno. No han pasado dos años desde que Rodríguez llegó a la Moncloa, merced a la manipulación de los atentados del 11 de marzo (ahora resulta que ni Titadyne, ni Goma2; explosivos militares...), cuando ya ha comenzado la subida de impuestos.

Y ha soltado otra frase esperpéntica: subir impuestos como medida disuasoria, es de izquierdas. Y es que Rodríguez, el mismo bajo cuyo mandato Altadis (empresa pública) ha sacado a la venta paquetes de tabaco más baratos que los tradicionales, ha emprendido la gran lucha contra el alcohol y el tabaco.

Parten de una premisa de la que suelen partir todos los intervencionistas: la gente es idiota. Y como es idiota no es capaz de cuidar bien de sí misma (¿por qué estoy obligada a cuidar bien de mí misma? ¿qué es cuidarse bien?). Así que "Papá Estado" suplanta la función de un buen pater familias y nos sube los impuestos en el alcohol y el tabaco, para cuidar por nuestra salud. ¡Qué falacia! Disculpen ustedes, señores, pero los ciudadanos no son ni idiotas ni lactantes y son muy libres de decidir si quieren beber o fumar. O drogarse. No necesitamos políticos que velen por nuestra salud. Si queremos destrozárnosla es asunto nuestro.

Y nos dirán que la Seguridad Social está atascada por culpa de los malditos fumadores, que, encima, generan un gasto tremendo en los hospitales. Vamos, que los fumadores son algo así como ladrones, que alevosamente enferman para fastidiar el sistema de Seguridad Social del cada vez más decadente Estado del Bienestar.

¿Y los obesos? “Oiga, que éste come mucho y también genera gastos…. ¿le obligamos a ponerse a dieta?” “Oiga, que tomar vitamina C en invierno es sano, ¿legislamos y obligamos a los españoles a tomar dicho complemento vitamínico?” ¿A qué no? ¡Vaya argumentos que tiene la izquierda.

Lo que hay detrás es aumentar la recaudación estatal y expropiar coactivamente aún más dinero a los sufridos contribuyentes. Y todo para financiar el agujero que nuestros mandamases han creado. Y para seguir engordando el Estado del Bienestar, que ellos mismos, con su política de no-natalidad han espanzurrado. Y ya se sabe que cuando se bajan impuestos, se recauda más.

Si a esto le sumamos que ya somos número uno en déficit comercial exterior o la estupidez del tratado de Kyoto que va a encarecerlo todo, la subida del petróleo y la deslocalización de empresas que debido a las políticas socialistas va a ir en aumento y que, como advierten algunos, los políticos de izquierdas deberían advertir a sus votantes que la subida de impuestos, los regalos a las CCAA y demás zarandajas suponen aumentar hasta el 8% el déficit del PIB, o lo que es lo mismo: la quiebra del Estado. Que luego nadie se sorprenda.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris