Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Dentro de Garganta Profunda', de F. Bailey y R. Barbato

Marcos Méndez Sanguos
Marcos Méndez
lunes, 24 de octubre de 2005, 00:40 h (CET)
Inside Deep Throat (Dentro de Garganta Profunda) no es un cómo se hizo, ni un documento sobre el rodaje de una película, ni tampoco un estudio pormenorizado de su valor artístico. De hecho, pocas escenas de la película aparecen tras el excelso trabajo de documentación llevado a cabo por los filmmakers Fenton Bailey y Randi Barbato. En realidad, Dentro de Garganta Profunda es un divertido diario sobre el legado de una de las películas más controvertidas de todos los tiempos, récord de taquilla en los 70, impulsora de la industria del porno y promotora de un mensaje feminista que no sentó nada bien en ciertos sectores de la derecha americana.

Garganta Profunda, por si todavía queda algún despistado que no le haya echado un vistazo, es una película cutre, aburrida y nada destacable, firmada por Gerald Damiano y protagonizada por Linda Lovelace (este nombre probablemente les suene más) allá por 1972. El film no tardó en convertirse en un estandarte de la libertad sexual tan en boga entonces, con mensajes que pregonaban la existencia del orgasmo femenino o las virtudes de la felación por encima del coito, todo con imágenes explícitas de unas prácticas que ahora cualquiera con dos dedos de frente considera normales. A partir de aquí la historia (o histeria) es de sobra conocida, llena de gente escandalizada por una supuesta salida de tono, juicios contra el actor protagonista, apariciones de la mafia, de grandes estrellas que apoyaban la cinta (Hopper, Beatty, Nicholson) y, sobre todo, de un importante desvío en el poso cultural de los americanos, ahora menos dispuestos a regresar al tabú que a iniciar una carrera en el cine para adultos.

El trabajo de Bailey y Barbato es sensacional, divertidísimo, una auténtica masacre contra el conservadurismo y, ante todo, una loa necesaria a un film olvidado por una industria pornográfica preocupada únicamente por el dinero. Y en buena hora, pues desde hace ya unos cuantos años los denominados neocons no nos dejan en paz con su hipocresía y mal aliento. Es la lucha inacabada de la desnudez contra la represión. Yo me quedo con la primera.

Lo Mejor: Una mixtura perfecta de entrevistas, imágenes de archivo, narración en off y banda de sonido.

Lo Peor: En ocasiones parece un documental sobre Linda Lovelace.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris