Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

¿Qué identidad buscamos?

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
domingo, 18 de septiembre de 2005, 23:35 h (CET)
Vivimos días de iniciación o de retorno escolar. También se aproxima el comienzo de curso en las Universidades. Se renueva el rugido de la marea educacional. El nuevo curso implica a muchos sectores sociales, familiares, económicos, políticos, docentes y discentes. Por lo tanto, no hace falta demostrar la realidad del maremágnum que supone todo este entramado. Auténtica movida todo nuevo curso escolar.

¿Todo se queda en la baraúnda de las diferentes actividades? ¿Abundan los criterios dirigidos a la consecución de niveles culturales elevados? ¿A dónde nos conducen las actuales directrices? No cabe ninguna duda, se trata de matices y asuntos muy variados. En esa heterogeneidad se suelen diluir valoraciones más concretas, derivándose una actividad imprecisa.

Me pregunto hasta que punto pueda preocuparnos la educación en torno a la IDENTIDAD de cada persona. ¿Será esto importante? Probablemente lo sea, dado que en nombre de la identidad pueden desarrollarse vidas meritorias, pero también segregaciones, asesinatos, macropolíticas abusivas y corrupciones de las más execrables. Identidad sí, pero ¿Cuál? ¿Cómo conseguirla?

De entrada destaca la frecuente tendencia a considerar la identidad como una simple SUMACIÓN de HECHOS. Se van acumulando aconteceres en la vida de ese niño o adulto, pura suma, una cosificación muy presente en las escuelas y fuera. Se añaden todas las actividades posibles, escolares, extraescolares, y porque no hay estratosféricas. ¿Le conviene tal multiplicidad al alumno? No sólo se dan estos comportamientos en los adultos, sino que los impulsan en los pequeños.

Pocas veces detectamos proyectos educativos enfocados a una DINÁMICA PERSONAL, adaptada a cada alumno. Esta sería la única capaz de poner la guinda a una identidad personal con pleno desarrollo del individuo. Si sólo se forman globos con el mismo formato, fácilmente abocaremos a la generalización de sujetos que abdiquen de un pensamiento creativo y original. Se tiende demasiado a una uniformidad niveladora; pero roma, y por ello, sin las aristas propias de cada persona. Esa falta de personalidad no coducirá mas que a la ausencia de sujetos responsables. ¿Cómo van a ser responsables si no ejercen sus particularidades como individuos?

El logro de una identidad personal cualitativamente meritoria requiere una constancia y un esfuerzo permanentes. Más bien es la adopción de una manera de actuar en constante renovación y búsqueda. Ya de por sí es una entidad frágil. Eso provoca una mayor necesidad de apoyos, educación, y clima social adecuado. ¿Recuerdan aquello de que para educar a un niño se requiere la labor de toda la tribu?

Y es que las personas en general, y no digamos los más pequeños o universitarios; cualquiera que se enfrente al hecho de vivir, se tropieza con TRAMPAS con las más variadas triquiñuelas. Circunstancias que incrementan las trabas a la consecución de aquella pretendida identidad, personal e ilusionante, constitutiva de lo más entrañable de todo el que se considere humano.

Una de esas dificultades oscila en torno de una DESCONEXIÓN TOTAL. Muchos avatares contribuyen a esa desconexión. Basta observar someramente la humillación implícita en los contratos basura, las interinidades vitalicias, ese esfuerzo mediático por desprestigiar todo tipo de criterios, la anulación de todos los posibles puntos de unión o colaboración. ¿Todos los criterios son malos? Cuando por esos manejos, cada persona se ve aislada, es muy difícil que logre mantener el tipo ante la vorágine. Además, ¿Por qué tener en cuenta a ese individuo en particular? Ya sólo falta una campaña manifiesta prohibiendo pensar.

Otra tendencia maléfica es la tendencia a escudarse en las IDENTIDADES ADSCRIPTIVAS. Adheridas al piñón fijo de unas etiquetas, sin necesidad de esforzarse, sin la responsabilidad personal, molestias que se evitan diciendo amén al ente director. Los patronatos, las fundaciones, los partidos, religiones, etc. pueden servir de maravilla para el almacenamiento de gente dócil y sin inquietudes. ¿Responsables? ¿Desconectados como tales personas?

Qué decir de las CERTIDUMBRES PARANORMALES. Las más asombrosas e infundadas creencias se imponen o se disfrutan. Desde plantas exóticas milagrosas, estadísticas que todo lo explican, dioses, diosecillos, pueden servir para agrupaciones como las que mencionabamos. Con ese talante, se desdeñan los estudios o conocimientos laboriosos y contrastados. Por eso lo de paranormal, nos atrae lo inverosímil e inexplicable, despreciando lo más próximo y estudiado.

Pude ocurrir algo similar cuando las PECULIARIDADES ÉTNICAS se deslucen y se ven convertidas en puras diferencias, agresivas con todo lo que sea distinto. Las cualidades más genuinas y formidables, son metamorfoseadas en escuelas o grupos sociales; por desgracia se convierten en conceptos preocupantes, amenazantes y nefastos.

De lo anterior podremos colegir que cualquier escuela, los grupos sociales, incluso cada persona, a la hora de laborar hacia el logro de unas identidades y personalidades encomiables, se enfrenta a demasiadas trampas, demasiados problemas. Quizá se pone poco énfasis en un tratamiento de la diversidad que huya del enfrentamiento. Se requiere otra profundidad para todos estos asuntos. Las violencias escolares, familiares, terroristas, psicológicas, exigirían unos remedios que pasan por dar un vuelco positivo a estas tendencias.

Los uniformes mentales, no digamos los otros, entrañan pocas satisfacciones. ¿Cada persona es un mundo diferente? Eso sí, nadie obtendrá una identidad meritoria si no se preocupa por elaborarla, por cuidar sus detalles.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris