Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Toma el dinero y corre

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 18 de septiembre de 2005, 23:35 h (CET)
Allá por los finales de la década de los sesenta Woody Allen dirigió una película cuyo titulo era el mismo con el que hoy he decidido encabezar mi columna. Ahora, algunos años más tarde, los responsables de la Sanidad en las Comunidades Autónomas gobernadas por el Partido Popular han decidido hacer suyo el título de la película del afamado director norteamericano y han salido a uña de caballo de la reunión donde se repartía el dinero para paliar el déficit sanitario con el dinero en una mano y con la negativa a cualquier propuesta socialista en la boca. A eso se le llama ser congruente o más bien hacer realidad aquello de “Dame pan y dime tonto”. Unos días antes ya habían recibido doctrina en la sede de Génova en el sentido de que hay que negar, no tres veces como San Pedro sino todas las que hagan falta, cualquier propuesta que llegue avalada por los socialistas.

Entre los logros de ese estado del bienestar al que aspiramos aquellos que no tenemos amigos poderosos que nos pagan los favores llevándonos de vacaciones en su yate está el de una sanidad pública digna. La verdad es que en esto como en tantas otras promesas descritas en la Constitución andamos bastante lejos. El primer Gobierno socialista, el de Felipe González, universalizó la sanidad en este país y a partir de entonces todos tenemos derecho a ella. El 5% del PIB. español se mueve en el ámbito sanitario, y en la Comunidad Valenciana una de cada tres euros gestionados por su Gobierno tienen origen o destino en la sanidad pública. Y a pesar de todo la sanidad pública cada día es de menor calidad. Se suceden las listas de espera, en los ambulatorios las colas se hacen interminables y aquellos médicos que quieren atender bien a los pacientes no cuentan con tiempo suficiente dedicándose tan sólo a ser meros expendedores de recetas que sirven para engrosar las cuentas de resultados de los laboratorios farmacéuticos y las farmacias convertidas hoy en meras expendedoras de mercancía sanitaria.

En el año 2001 fecha en la que se dieron por transferidas las competencias sanitarias a todas las CC.AA. el Gobierno de Aznar estableció el modelo de financiación que ahora tanto critican sus conmilitones y corifeos del ámbito mediático, y en algunas de las autonomías bajo el ala de la gaviota se puso en marcha el denominado “céntimo sanitario” con lo que al llenar el deposito de gasolina estábamos volviendo a contribuir a paliar el déficit sanitario producto las más de las veces de una mala gestión. Ahora además de esa posibilidad, que no obligación, de hacer que la gasolina y la luz nos cuesten más cara lo que sí es seguro que a partir de hoy mismo el paquete de tabaco, el güisqui o la caña de cerveza nos van a servir para ir pagando, eso sí en cómodos plazos, una futura extirpación de hemorroides o las cataratas que tendremos cuando seamos venerables ancianos después de inevitables años de lectura. Y a río revuelto ganancia de pescadores. Hagan la prueba. El litro de cerveza tan sólo va a tener un incremento de un céntimo, pero estoy seguro que cuando dentro de pocos días pidamos una caña nos va a costar un 20 % más por aquello de los intermediarios y el redondeo. El presidente de los industriales cerveceros ya lo anunció hace días.

Pero hay autonomías, del PP por supuesto, como la valenciana que ya comienzan a dar un buen destino a este dinero manchado por el vicio del tabaco y el alcohol. El Conseller de Sanidad valenciano, uno de los más críticos con las nuevas disposiciones, acaba de lanzar una campaña para hacernos saber a los valenciano que “el médico siempre está”, qué casualidad que intenten dignificar la profesión médica- con nuestro dinero- justo cuando se empieza a juzgar al anestesista Maeso, presunto autor del contagio de casi trescientos enfermos de hepatitis C. Seguramente no hay necesidades más perentorias ni agujeros que tapar, pero es que tal vez es la forma que nuestro Conseller de Sanidad tiene de pagar los favores recibidos. Hay que estar a bien con la clase médica y, por qué no decirlo, tal vez favorecer a algún amiguete que se encargue de la publicidad de la campaña. Sólo son 300.000 euros, es decir la miseria de 50 millones de las antiguas pesetas.

Ya se sabe, quien quiera vicios que se los pague. Y ahora los viciosos vamos a engrosar escandalosamente las arcas de la sanidad pública. Propongo que a bebedores y fumadores, que también somos de izquierda Sr. Zapatero, se nos entregue una tarjeta dorada de benefactor o bien se erijan en los patios de los hospitales estatuas al “vicioso desconocido”. Ya las habremos pagado a lo largo de toda una vida de vicio y francachela. Corrupción no, eso lo dejamos para algunos políticos, sobre todo para aquellos que en años no muy lejanos confesaban que estaban en política para forrarse mientras dirigían la alcaldía de algún pueblo de la costa valenciana.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris