Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

En Agfanistán resurge el Parlamento

Piotr Goncharov
Redacción
domingo, 18 de septiembre de 2005, 23:35 h (CET)
Tras un intervalo de más de 32 años, en Afganistán resurge por fin el parlamento. El 18 de septiembre, en todas las provincias de la República Islámica de Afganistán se celebrarán las elecciones al parlamento de dos cámaras y los Consejos provinciales.

Fueron registrados cerca de 6 mil candidatos, de los que el 12 por ciento corresponde a las mujeres. A la cámara baja (la de representantes populares) se elegirán 249 diputados, 60 escaños serán ocupados por mujeres. La cámara alta (el senado) tendrá 102 escaños, de los que a las mujeres les corresponderán 25. El derecho a participar en las elecciones fue otorgado de hecho a todos los movimientos políticos de Afganistán.

Como era de esperar, resultó ser el líder de la carrera electoral Yunus Kanuni, quien pretende a desempeñarse como presidente de la cámara baja. En opinión de analistas, Kanuni, que en las elecciones presidenciales que se celebraron hace poco intervino como el contrincante principal de Hamid Karzai, querrá sin falta crear un grupo de la mayoría parlamentaria. Con este fin él formó un bloque integrado por 17 partidos. No cabe duda alguna de que éste estará apuntado contra el actual presidente del país y su equipo.

Con las elecciones parlamentarias se pone a prueba la solidez de la estabilidad política y social de Afganistán.

El resurgimiento del poder legislativo imprimirá un impulso complementario a la continuación de las reformas democráticas, la reconstrucción de la economía nacional y el afianzamiento de Afganistán como un Estado independiente. Y por último, la celebración de las elecciones parlamentarias está llamada a simbolizar la feliz realización de los acuerdos para Afganistán alcanzados en Bonn, lo que le importa mucho a la comunidad mundial, la que de hecho ha actuado como garante de la reconstrucción de este país islámico tras un largo período de guerras y discordias étnicas.

Con todo ello, difícilmente puede calificarse de positivo el desarrollo de la situación en Afganistán en vísperas de las elecciones. Pese el aumento numérico y la ampliación de la zona de responsabilidad de las Fuerzas de Seguridad Internacionales y las de Coalición, la actividad terrorista no ha disminuido. Por algo para garantizar la seguridad de las 25 mil mesas electorales se han movilizado más de 100 mil efectivos del Ejército, la policía y las milicias populares.

Y por último, la situación interna en el país sigue siendo complicada. Persisten los problemas afganos de siempre. El primero consiste en la lucha de los "tecnócratas", los que se manifiestan por crear un Estado laico y realizar reformas democráticas, y los numerosos jefes troperos, que no desean cederle al Estado sus privilegios de cabecillas del yihad y caciques.

El segundo problema es la lucha por el poder que se desarrolla entre las minorías étnicas que pueblan las provincias del Norte de Afganistán (tayicos, uzbecos, jazarianos, etc.) y los pushtúes que afirman ser - no sin fundamento - la nación titular. Este problema no es nuevo para Afganistán, pero su gravedad no disminuye.

Igual que antes esperan su solución los problemas sociales, tales como la escasez de puestos de trabajo y viviendas, precios demasiado altos de los fundamentales víveres: arroz, carne, hortalizas. Es muy notable la división de la población en muy ricos y muy pobres. Las elecciones se desarrollan en el contexto de una obvia apatía política de las capas necesitadas de la sociedad. Muchos no ocultan su desencanto por lo que hacen las autoridades, diciendo que al pueblo se le prometió mucho, pero se ha cumplido poco.

Todos juntos, estos problemas presentan una seria amenaza para la política que viene aplicando la Administración de Hamid Karzai, el actual presidente, buscando la reconciliación nacional. ¿Eliminarán las próximas elecciones estos problemas? Son pocos los políticos locales que no temen hacer pronósticos optimistas.

____________________

Piotr Goncharov es analista de RIA "Novosti".

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris