Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Un día menos  

Soledad y destrucción

Juan Antonio Hurtado
Redacción
sábado, 17 de septiembre de 2005, 01:54 h (CET)
Qué entiende nadie de la soledad nada más que de la suya propia, qué entienden los que nos rodean acerca de la necesidad que te invade ahora mismo, quién sabe con una simple mirada lo que necesitan esas personas que invaden las calles, qué pensamiento ronda sobre una idea cualquiera que acecha alguna mente inquieta, de esas que nunca paran de descansar y que siempre se preocupa por cada instante y cada palabra. Qué sabe la gente de esa soledad que nos invade cuando simplemente nos quedamos solos, no es ese tipo de soledad de los que muchos padecen, otros se sienten solos aun cuando están rodeados. Puede valernos sólo una persona para no sentirnos solos. En cambio, cuando te quedas solo te derrumbas, ves todas las carencias y las necesidades se multiplican.

Lo peor de la soledad no es sentirte solo ni estarlo, lo peor es lo que involucra estarlo. Conlleva el no poder contarle a nadie cómo te sientes. Sabes que estás solo y tienes que poner música para oír algo a tu alrededor que intente quitarte la sensación de que no hay nadie para escucharte. Aún hay otra cosa peor que estar solo y es el llamar a alguien para que te escuche y que no lo haga.

Cada día somos más y más solos nos encontramos. Seis mil millones de personas pululan de aquí para allá. En una misma ciudad pueden vivir veinte millones de personas y aun así sentirte solo. La gente camina apresuradamente, en el metro tan solo hay miradas cobardes y nadie dice nada. Las personas no saben relacionarse, ponemos más ahínco e interés en leer libros para evadirnos de la necesidad de una conversación, escuchar música en lugar de oír a las personas queridas o recorrer las calles de la ciudad para hacer deporte antes que jugar en equipo. Vivimos en la época del individualismo, en la que cada uno mira por sus propios intereses, como siempre sucedió. Un individualismo mezclado con una competitividad insultante y peligrosa que hace que tengamos que estar alerta siempre frente a cualquier desavenencia. Desde un punto de vista global podríamos considerar la situación de una forma en la que podamos entender que somos unos animales, eso esta claro, y como tales luchamos por sobrevivir en un mundo donde el fin justifica los medios para conseguir esos propios intereses.

Como bien exponía Asimov como solución al enigma de la desaparición de los dinosaurios, que se lo atribuía a unos reptiles no muy grandes, bípedos de un metro veinte de altura que reptaban, volaban y nadaban, con sus diferentes formas y tamaños que lograron desarrollar su cerebro y utilizarlo completamente y de esta forma acabar con todos los demás. Se aburrieron porque su mayor diversión era matar dinosaurios y al acabar con todos empezaron a matarse a ellos mismos. El hombre es una evolución desarrollada de los primates, ahora tan solo nos queda matarnos mutuamente como estamos haciendo hasta ahora, para que Isaac Asimos pueda antes de morir escribir un nuevo capitulo de ciencia, pero en esta ocasión, real.

Noticias relacionadas

¿Quién elegirá al nuevo gobernante de UK?

​Al final va a ser la militancia conservadora la que elija al nuevo primer ministro

​El valor y la noble vocación de la política municipal

La política en general, hoy puesta en dudas con el telescopio de los hooligans de la verdad absoluta, es un mal negocio

​Deslegitimando a la homofóbia: El argumento del segmento cultural para desnudarlo tal cual es

​Por muchos años, la cultura hegemónica del heterosexual construyó un discurso en el sentido de que la homosexualidad era una enfermedad

Prisión permanente revisable, sí

​Entre los padres de Mariluz, Marta del Castillo, Sandra Palo y Diana Quer se han recogido casi ocho millones de firmas

El analfabetismo funcional está mermando el español

Me reconstruyo en las palabras
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris