Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Expectativa bajo mínimos

Pascual Falces de Binéfar
Pascual Falces
viernes, 16 de septiembre de 2005, 00:01 h (CET)
La 60ª Asamblea General de la ONU, ha comenzado planteándose como objetivo un “acuerdo de mínimos”. Ante esta expectativa, es inmediata la pregunta de, ¿para qué se vitorea con tal aparato?. Si es, tan sólo, una conmemoración del sesenta aniversario, podían haberse celebrado fastos al estilo de los que los gobernantes hacen con menor motivo y que justifican, por igual, sus caros desplazamientos. Pero, no hay derecho a suscitar esperanzas bajo el señuelo de “reforma”, que buena falta hace y, que, todo el mundo espera. Desde su constitución, como ajuste al paso de los tiempos de la Sociedad de Naciones creada al final de la Primera Guerra mundial, y pisoteada en la Segunda, en 1945 se abrió la esperanza de un nuevo lugar de encuentro mundial donde resolver los conflictos sin necesidad de recurrir a las armas. En los años de la llamada Guerra Fría desempeñó un papel que justificó su existencia.

A lo largo de estos doce lustros transcurridos el mundo ha vuelto a cambiar, como siempre ocurre, y según su destino. Escuchando los discursos pronunciados es inevitable el sentimiento de hastío, y, de, “apaga y vámonos”. El Secretario General, anclado en la vieja organización, y “tocado” por recientes episodios de corrupción -tras el manejo de unos fondos creados con el apremio de Estados Unidos-, al menos, ha balbuceado: "Nuestro mayor fracaso ha sido la no inclusión de un compromiso en no proliferación y desarme nuclear". Elemental. Por otro lado, el presidente Bush – con la encumbrada situación de su país puesta en entredicho-, y cuyo absoluto desprecio a la ONU es presente, mientras se caldea el conflicto iraquí, saca un conejo de la chistera ya muy visto: la pobreza como caldo de cultivo del terrorismo.

El mundo, y valga la redundancia, espera una reforma de la Organización que alumbre un Gobierno Mundial: el de la Asamblea de los pueblos soberanos de la Tierra. Ese es el reto que tienen ante sí, y, que, engreídos en sus pequeños pedestales parecen ignorar. La globalización, definible desde desiguales puntos de vista, es un hecho incontrovertible. Nadie, ni el mercantilismo neoliberal, ni las bullangueras protestas de los foros alternativos, pueden monopolizarla. Los tiempos han traído esta realidad que, o se afronta en un nueva refundación de la ONU en su papel de salvaguarda de la paz, o seguirán imperando la confusión y los conflictos. No “se vale” adoptar hoy el papel de potencia providente, y mañana arrasar países bajo la excusa de perseguir el terrorismo

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris