Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'El secreto de los hermanos Grimm', de Terry Gilliam

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
lunes, 24 de octubre de 2005, 00:40 h (CET)
Después del batacazo financiero y moral que para Terry Gilliam supuso la cancelación por fuerza mayor del rodaje de The Man Who Killed don Quixote, el ex-componente de los Monty Python vuelve por partida doble a los ruedos del celuloide. De un lado, con la aún pendiente de estreno comercial Tideland, y de otro, con esta simpática película basada en el universo literario de los hermanos Grimm, ética y estéticamente muy afín al del propio Gilliam.

El espectáculo es entretenido y resultón, aunque dista bastante de las cotas de genialidad habituales del autor de Brazil o Miedo y Asco en las Vegas. El bajón se debe en gran medida a lo anodino de la historia que Ehren Kruger ha escrito a fin de narrar la biografía ficticia de dos expertos en ficción de talento mil veces superior al suyo (Kruger se limita a construir un batiburrillo ultra-formulario a partir de los sugestivos relatos de los Grimm, y para más INRI, lo sirve todo antes de que los ingredientes cuajen); pero siendo francos, parte de la responsabilidad recae también sobre el director. Y no porque El Secreto de los Hermanos Grimm no posea su brioso sentido del barroquismo visual o su amor obsesivo por el detalle estético, ni siquiera, porque el ya sexagenario realizador se encuentre en baja forma (secuencias como la tortura musicada con violines o el clímax especular prueban claramente que no), sino porque a lo largo de la proyección, se respira un claro ánimo de revancha del propio Gilliam contra la lógica cinematográfica que le impidió concluir su anterior proyecto y, por extensión, contra la cruda realidad. Yo no crítico esa rabia (¿quién soy yo para hacerlo), sólo el influjo pernicioso que ejerce sobre la película, pues desde mi punto de vista, ha llevado a Gilliam a precipitarse en muchas de sus decisiones (y claudicaciones) sólo para demostrar que seguía siendo capaz de llevar a buen puerto un rodaje.

De ello se resiente la credibilidad de la historia, la dirección de actores, y en algunos momentos, incluso la natural vehemencia expresiva del director, ya bastante atenuada por el guión y por el recurso, impropio de un tipo con tanta mano para la creación de atmósferas y caracterización de personajes como él, a los gélidos efectos digitales de última generación en las escenas cruciales.

Con todo, el Secreto de los Hermanos Grimm brilla con luz propia en lo que a dirección de arte se refiere (los fascinantes decorados que salpican el título tienen todas las papeletas para llevarse algún Óscar) y por su defensa a ultranza de la dimensión real de la ficción, tema recurrente en la obra de Gilliam que, si bien en esta ocasión pierde fuelle por razones ajenas a su voluntad, le hace a uno recuperar poco a poco la fe en un cine creativo, sugerente y apasionado, como el que tantos y tantos Fernando-Leones de la vida se empeñan díariamente en arrebatarnos.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris