Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

China, socio estratégico de vital importancia para Rusia

Evgueni Kozhokin
Redacción
miércoles, 14 de septiembre de 2005, 01:03 h (CET)
Últimamente las relaciones ruso-chinas han adquirido tres dimensiones nuevas. En primer lugar, ha entrado en una fase conceptualmente nueva el desarrollo de la cooperación militar bilateral, en especial en lo que respecta a nuestros socios chinos. Rusia es el país que suele efectuar los ejercicios militares conjuntos tanto en el marco de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, como con las estructuras de la OTAN. Y finalmente, los altos jefes militares rusos en ejercicio aún se acuerdan de los simulacros que organizaba el Pacto de Varsovia.

Para Rusia el efecto político del ejercicio realizado está a la vista. Para China la participación en un ejercicio de envergadura conjunto con un Ejército extranjero, en este caso el ruso, que tuvo por escenario la península de Shandong, es una experiencia nueva en los planos militar y político. Cabe señalar que desde hace tiempo las autoridades de Beijing promovían la política, caracterizada por la ausencia de los aliados. Pero la voluntad de actuar se impuso sobre la ideología. El ejercicio efectuado ofrece amplias oportunidades de emprender las acciones conjuntas ante las situaciones más distintas.

En segundo lugar, los dos países procedieron a la demarcación definitiva de la frontera, lo que permitió dar por arreglado el contencioso territorial que existía en las relaciones entre Rusia y China. Los que se agarran a la tesis de que en un futuro China presentaría nuevas pretensiones territoriales a Rusia incurren en un error. Las autoridades chinas mostraron la voluntad política de dar carpetazo al asunto. Este elemento ratifica la estabilidad de las relaciones entre Rusia y China y enormes posibilidades para su desarrollo.

Y, finalmente, China no sólo se desvela como un país que desde hace 25 años saca provecho de la inversión extranjera sino que efectúa fuertes inversiones en el extranjero, también en la economía rusa. Importa señalar que en los mercados financieros los créditos chinos pertenecen a la categoría de los más baratos. Los proyectos de inversión que algunas compañías chinas querían realizar en Rusia no han prosperado por mediar las circunstancias de distinta índole. Pero es muy importante que China se dio cuenta de que dispone de todos los recursos necesarios para asumir el papel de inversor.

Para facilitar el proceso se crean las estructuras de carácter burocrático. En el marco de la comisión ruso-china, encargada de preparar los encuentros regulares de los jefes de Gobierno de los dos países, celebraron dos reuniones los grupos de trabajo para la cooperación inversionista y se convocaron dos foros de inversiones. En el transcurso del último evento que acogió San Petersburgo las partes cerraron contratos por un importe de 1,5 mil millones de dólares. Los intercambios comerciales entre los dos países registran la tendencia al crecimiento y el año pasado superaron la cifra de 20 mil millones de dólares.

No obstante, en las relaciones ruso-chinas hay problemas que urgen solución. Es imprescindible endurecer el control sobre la tala ilegal en las zonas forestales pobladas de especies valiosas, pues la madera no deja de salir de contrabando del país. En el Lejano Oriente ruso los pequeños emprendedores chinos continúan con las prácticas de recoger las plantas sumamente valiosas, lo que pone en peligro la reproducción de las mismas. Rusia debe endurecer las normas que regulan la explotación de los recursos naturales, lo que redundaría en beneficio de la cooperación estratégica entre los dos países.

China es un socio de vital importancia para Rusia en el ámbito económico, en materia de seguridad y en lo que respecta a la acción conjunta en el escenario internacional. Pero las relaciones de cooperación estratégica no contradicen el objetivo de proteger los intereses nacionales propios. Según parece, Moscú y Beijing mantienen una estrategia única o afín sobre este particular.

____________________

Evgueni Kozhokin es director del Instituto Nacional de Estudios Estratégicos, para RIA "Novosti".

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris