Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Enfrentados a la debilidad

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
domingo, 11 de septiembre de 2005, 22:42 h (CET)
¿Cómo podríamos reconvertir el desasosiego? Los agobios proliferan a toda mecha. ¿De dónde tiene que surgir el apoyo renovador? Las virtualidades informativas, y los hechos más próximos, pocas veces nos permiten tomar decisiones tranquilas. Ante eso se arremolinan posturas antiguas, pero que pierden actualidad. ¿ESCÉPTICOS? ¿ESTOICOS? ¿PENSATIVOS? ¿HEDONISTAS?

Los problemas planean con demasiada ostentación en el denominador común de los humanos. No sólo somos débiles, sino que trágicamente menesterosos deambulamos por la vida . Por mucho que alguien se empeñe en no reconocer este hecho intrínseco, por eso no alcanzará más fortaleza. Bastará con nombrar alguna de las bichas, las desaveniencias, violencias, malentendidos, desprecios; y si no, recurramos a la enfermedad y la muerte. Este ramillete de plantas mustias refleja con creces aquel sentimiento trágico unamuniano.

Estas tesituras nos abocan a una respuesta muy personal. Como ejemplo traigo aquí dos actitudes diferenciadas, manifiestas en las obras de KAFKA y RILKE. En ambos casos se reflejan matices derivados de las vidas de ambos personajes, aunque conoceremos mejor su obra literaria, la tenemos más a mano. ¿Cómo reaccionaron antes sus vicisitudes? ¿Cómo lo apreciamos desde la distancia temporal y cultural?

KAFKA ofrece unos rasgos más biográficos. Sus recelos, atrapamientos y callejones salen a relucir en cada párrafo. ¿Qué culpa tiene el padre? ¿Acaso el hijo? Las biografías no suelen ser completas, no se alcanza nunca lo suficiente. Vemos como le domina la angustia por los trazados laberínticos, auténticas torturas. Ratonea siempre en torno a los ambientes opresivos, recluído en el negativismo. De forma curiosa, el origen de todos los entramados nefastos está en el padre o en el estado. ¿No será eso excesivo? Nunca le observo eso de ¿Qué habré hecho mal? ¿Cómo puedo yo contribuir a la humanización de esos ambientes? Hasta pudiéramos hablar de lucha y no de un simple discurrir estoico al son que tocan.

RILKE no deja de tener cuitas cotidianas, pero consigue elevarse hacia las estrellas de su imaginación para arrancar alguna maravilla. Escribe: "Entre toda existencia que se osó con grandeza / ¿puede haber otra más ardiente y atrevida? / estamos apoyándonos en nuestros propios límites, / arrancando algo nunca conocible" . Nos introduce en las posibilidades de cada uno, todos podremos alcanzar algunas estrellas. Nos podremos estrellar, pero el juego de la vida ofrece claridades estupendas y también trágicas esquinas. Hemos de ubicarnos en esas búsquedas.

Tenemos la posibilidad de dedidir una actitud permisiva y pasota, de no entrar en detalles, dejarnos llevar, no sentirnos con capacidad para interactuar con eficacia en el entorno social. También podemos irnos por la actitud intelectual de un liberalismo a ultranza, con muy pocos filtros debido a que todo se estima igual de razonable. Otra visión puede encarnarse en actitudes más valorativas de las circunstancias y modos de actuar, no todo se permite y se aprecia de la misma manera.

A mi modo de ver, necesitamos más a Rilke, de forma más acuciante; porque nos urge encontrar una respuesta adecuada a los retos, se convierte en imperativa la exigencia de una creatividad regenerativa de la auténtica vida. En concreto, abiertos a la aportación personal de calidad, sensible y con ambiciones de superación. Intenta desenmascarar las peroratas manipuladoras y rebuscar en las cosas pequeñas de la vida. "Me aterra la palabra de los hombres, / ¡Lo saben expresar todo tan claro! /.../ Siempre os he de avisar: no os acerquéis, / Me encanta oir las cosas como cantan, / Las tocáis, y ellas quedan quietas, mudas, / Vosotros me matáis todas las cosas".

Hasta Borges, hablando de laberintos ofrece un cariz más enriquecedor, mostrando personajes y comportamientos de un tenor artístico más cercano a las personas activas y vivas.

Enfrentados a los menesteres diarios, la elección es permanente, tomamos decisiones sin pausa. ¿Cómo interpretamos las situaciones? Unos como un lamento continuado sin horizonte, otros con más ilusión tratando de llegar a esos oasis de la vida, con iniciativa y búsqueda por su parte. Las formas y modelos pueden llegar a ser tantos como personas. Los habrá indolentes, unos muy inquietos e incisivos, sin faltar los verdaderamente creativos.

Las implicaciones de esas maneras de reaccionar repercuten en el historial de cada persona. Esa es la diversidad que debiera adquirir protagonismo en los grupos sociales, como una realidad terca frente a los procesos uniformadores. Estos conducen a la mayor docilidad que interesa a los manipuladores.

Sin duda, esa debilidad es una constante a lo largo de la historia. Y lejos de centrarnos en mejorar las reacciones de los individuos ante ella, proliferan mayores obstáculos contra la espontaneidad humana. Así, ideologías inabordables, educación disgregada, políticas atosigantes, informaciones tendenciosas...

Ahí radica el espíritu de nuestra aventura, a pesar de todo, poder mantener el fuego del amor, de una ilusionante ambición, sin cortarle las alas más íntimas , diversas y particulares. Honrar o despreciar esa aventura es nuestra responsabilidad. De ahí que el enfrentamiento a la debilidad tiene esa parte básica, pegada a la más particular decisión de uno mismo.

Influirán muchas cosas, pero hay un protagonismo personal inesquivable.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris