Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El zulo autorizado

José Francisco Sánchez (Valencia)
Redacción
domingo, 11 de septiembre de 2005, 22:42 h (CET)
He visto en la prensa la imagen de la consejera de Bienestar Social de la Comunidad Valenciana, Alicia de Miguel, descendiendo al infierno del lóbrego sótano de una siniestra residencia de ancianos donde se vejaba y torturaba a los allí recluidos. En un forzoso ejercicio de compasión estaría posiblemente imaginando, en aquel momento, el espanto horrible de la sombría mazmorra. El texto añadido subraya, sobre todo, la flagrante desproporción entre el escaso número de inspectores disponibles para el tema y la cantidad ingente de ese tipo de negocios dispersa por toda nuestra geografía.

La conclusión implícita que se viene a desprender de tal enfoque es que hay que multiplicar, con urgencia y todavía más, la crecida marabunta de funcionarios a mantener por el conjunto de la sociedad. Pero eso no sólo no es cierto, sino que puede llegar a servir, al mismo tiempo, para ocultar las más sórdidas y perversas facetas del mismo quehacer del propio Gobierno en su conjunto. Me explico. Yo que no he tenido oportunidad de conocer de cerca a De Miguel pero que sí he tenido que sufrir el triple disgusto de reunirme para tratar del gravísimo fenómeno de la mutilación genital infantil con sus más inmediatos subordinados, tanto con el Secretario Autonómico Francisco Reverte, como con la Directora General Inmigración, Lina Insa, como con la del Menor, Rosario Calatayud, no necesito tener que llegar a especular mucho para llegar a conclusiones totalmente diferentes en lo que se refiere, por ejemplo, a ese asunto en particular. Para muestra tengo ya de sobra con los citados botones.

Sé a ciencia cierta y de primera mano que, respecto a tan salvaje agresión quirúrgica practicada de forma pública, rutinaria y generalizada entre nosotros, hay, por malentendida corrección política compartida, una consciente, firme y decidida voluntad de absoluto mutismo y de no intervención institucional desde la Generalidad. Y no estoy valorando sólo los discursos sino también y especialmente las actuaciones, mejor dicho las contumaces omisiones.

No esperen, pues, en vano, la foto de la consejera tras la detención policial de un sanguinario circuncidador ritual de criaturas por todos conocido; no esperen, tampoco, el encarcelamiento sin más, porque nunca lo habrá; no esperen, siquiera el diseño de una campaña publicitaria de sensibilización al respecto en los medios de comunicación: tanto alarde de celo justiciero coordinado podría suscitar la inquietud de la nutrida secta correspondiente, posiblemente subvencionada... Honor a los tiernos prepucios arrancados por encargo en presencia de la Administración sin entrañas. Pueden estar seguros de que, especialmente en política, nunca se trata de una simple cuestión neutra de financiación, presupuestos, disponibilidad horaria o personal en plantilla... Basta, con querer tener estas o aquellas ideas claras. Cuestión de pura responsabilidad.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris