Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La bota china

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 10 de septiembre de 2005, 22:26 h (CET)
Es indudable que el diseño téxtil español supera cotas de calidad por años, compitiendo con los números uno, Francia e Italia. Esto no quita que se pueda, ni se deba frivolizar en frases del momento. Menos aún si quién las hace es ministra, en éste caso Carmen Calvo.

Arguye Calvo en la pasarela Cibeles, que "el mercado de China representa un problema, pero también hay que atreverse a penetrar en él porque puede abrir posibilidades", y que en cuanto a la problemática compete también a Industria.

Resulta que el reciente acuerdo textil con China que permite la entrada antes de plazo y en mayor cantidad, después del bloqueo de 48 millones de jerseys, 17 millones de pantalones, medio millón de blusas, 1,6 millones de camisetas, 3,4 millones de sostenes y 1.470 toneladas de hilo de lino en los puertos europeos, fue España quién votó a favor del mismo en los dos Comités de la Unión Europea.

País asiático donde recientemente se ha condenado a diez años de prisión a un periodista por difundir noticias de la matanza de Tianamem, ni se respetan los derechos humanos. País donde el capitalismo comunista crea trabajdores esclavos y clases oligárquicas de partido dueñas de las empresas.

Antes de la "importante" visita del presidente Rodríguez, el año pasado entre enero y abril , la importación de calzado chino en la UE creció entre un 681% respecto al año anterior y los precios medios cayeron un 28%. Más baratos y mayor cantidad que el dragón chino obtiene se sus súbditos para fortalecer la potencia del Estado. Lejos de actuaciones de apoyo real a nuestros productores, el ministro de Industria José Montilla, envió en su momento una carta al comisario europeo de Comercio, Peter Mandelson, arguyendo que la entrada de calzado chino estaba poniendo en peligro la supervivencia de un sector que emplea a 317.000 personas en Europa.

Estos datos combinados con el galopante incremento de nuestro déficit exterior, no son para tomárselos a broma. Menos aún para frases de salón, animándo a los diseñadores al mercado chino. Mientras preocupa el difícil sostenimiento de la sanidad y le preservación de los derechos de los trabajadores, es China la que inunda nuestros mercados con productos elaborados por personas con escasos derechos fundamentales. La Bota china inunda nuestros mercados, pero peor aún es la bota del Estado chino que pisotea los derechos de su pueblo. Nosotros aquí frivolizando.

Noticias relacionadas

Las otras naciones

​Los animales no nacen para ser comidos por el humano: existe el veganismo, que es más sano, para los individuos y para los recursos de la tierra

​Poetas

Los sentimientos no son ciertos hasta que les ponemos palabras

​Los perdedores

En este mundo, perdedores lo somos todos en tanto en cuanto de esta vida solo se sale muerto y no hay dinero ni poder que compre tiempo extra de vida

Sánchez y 13

​Nos encontramos, pues, abocados a la XIII legislatura que va a empezar con el presidente como protagonista

Los ciudadanos sometidos a presión: tres comicios en un mes

Pese a que aún no ha comenzado oficialmente la campaña para las legislativas, la maquinaria electoral ya está en funcionamiento y se anuncian jornadas tormentosas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris