Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Color púrpura   -   Sección:   Opinión

Los extremos

Macarena López

sábado, 10 de septiembre de 2005, 22:26 h (CET)
Repetida la frase que dice: “los extremos nunca fueron buenos”, y nada de falso tiene. Se llega a los límites más insospechados en todo, y lo peor no es llegar a dichos límites, si no alcanzarlos invadiendo el espacio íntimo de las personas de manera desmesurada.

Esta semana los invadidos han sido dos personas del mundo del corazón bastante famosos, Terelu Campos y su marido, que son los protagonistas de la crónica rosa actual y lo van a ser durante unas semanas, hasta que la audiencia baje un poquito, y entonces tengan que recurrir a otra estupidez similar para pegar a la gente al televisor. Todos sabemos que la linda pareja ha sido grabada en un famoso local nocturno bailando y dándose cariño mutuamente, y claro, eso pues parece llamar la atención. Sinceramente, me parece curiosa la actitud del público, que parece sorprenderse cada día más del vídeo, como si ninguno en la vida hubiésemos hecho lo que ellos, unos en privado, y otros en público, pero a fin de cuentas todos lo hacemos. Qué raro es besarse en público, qué raro acariciarse o tocarse....pues sí, parece muy raro.

Y ahora ha llegado lo que es la reacción en las cadenas de televisión, que se frotan las manos con este tipo de situaciones, y llevan a todos los “periodistas” para opinar sobre la cuestión en sí. Unos hablan de traición, otros intentan desvelar quién ha sido el artífice de la grabación, algunos ven en vídeo detenidamente para captar detalles y actualizar la información. Y ya mismo –espero equivocarme- veremos en los programas preguntas tales como: ¿Cree usted que Pipi pudiese haber llegado al orgasmo en el momento en que Terelu lo toca?, si usted cree que sí, mande la palabra SÍ, al 4434, pero si cree que no, mande la palabra NO al 4434...Patético.

En fin, el caso es llegar al extremo y conseguir audiencia a costa de todo y de todos. Una cosa es sacar jugo a una situación más o menos normal y otra muy distinta sacárselo a una intimidad tan “íntima” de dos personas, pero claro, no son los medios los que tienen la culpa, a ver quién es el culpable de que vivamos en un país donde interesa más la vida del resto que la propia.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris