Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La dura batalla del pequeño comercio contra las grandes superficies

Raúl Tristán (Zaragoza)
Redacción
viernes, 9 de septiembre de 2005, 01:35 h (CET)
Con motivo del fin de la moratoria a las grandes superficies que se encontraba vigente hasta el día de hoy en Zaragoza, se ha vuelto a desatar esta vieja polémica, no exenta del peligro de caer en errores por ambos contendientes.

Considero que el pequeño comercio es el el alma del espíritu urbano, el aliento vital que precisan nuestras calles y barrios para que en ellos pueda decirse que verdaderamente se "respira y mastica la vida".

Los barrios más enriquecedores, cuando arrastramos por ellos nuestros cansinos pies, son aquellos en los que precisamente bulle crepitosa la actividad comercial más variopinta. Nada puede causarnos mayor disfrute que pasear nuestra mirada por las decenas de escaparates, por los cientos de rostros de la gente a la que animan. Un verdadero barrio se caracteriza por poseer una enorme multitud de tiendecillas que pueden ofrecernos todo auqello que el día a día nos reclama.

La cruz de la moneda la representa sin embargo su restringido horario y en muchas ocasiones, sus más elevados precios para una menor oferta de productos.

Ahí es en donde entran a jugar las grandes superficies, como complemento de la actividad menor, para una parte de la población que no tiene la suerte o la posibilidad de contar con el pequeño comercio,ya sea por su lugar de residencia o por su horario de trabajo.

Y tampoco podemos dejar de lado la importancia que tiene poder disfrutar de toda una serie de servicios concentrados en poco espacio, con párking gratuito, y donde tener controlados a los niños.

Y, por supuesto, los grandes comercios dan riqueza a la ciudad, la vuelven más urbana, cosmopolita.

Debemos dar todo nuestro apoyo a los pequeños comercientes, pero también a la creación de grandes superficies. No son púgiles en un ring, sino una yunta, un par de bueyes uncidos a un mismo yugo, y que deben de tirar del carro de la ciudad conjuntamente, en armonía.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris