Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

OPA hostil al nacionalismo

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 9 de septiembre de 2005, 01:35 h (CET)
Este verano mientras nos dedicábamos al “dolce far niente” que, por cierto, es una de las mejores ocupaciones del hombre, ya vislumbrábamos que el comienzo de curso iba a ser movido y calentito. Un profeta como monseñor Rouco Varela ya lo pronosticaba así. Esperábamos con ansia las discusiones sobre el Estatuto catalán, del valenciano ni se hablará ya que es más de lo mismo, los debates sobre los presupuestos y las continuas acusaciones del Partido Popular culpando de todo lo malo que sucede en el mundo a José Luis Rodríguez Zapatero. Pero nadie esperaba que el bombazo informativo explotara en el área económica. El lanzamiento de una OPA hostil por parte de Gas Natural sobre las acciones de Endesa ha abierto de par en par la caja de los truenos y de nuevo, todos a una, los defensores de “su” patria- creen que la tienen en exclusiva y nos apartan a los que no pensamos como ellos- han salido a la palestra coreados por los restos de la “brunete mediática” que tanto les debe.

José Calvo Sotelo lanzó hace ya muchos años el grito de “Prefiero una España roja antes que rota” y ahora sus herederos naturales, la derecha que por desgracia nos toca sufrir, ni tan siquiera la quieren no ya roja si no de color de rosa y aprovechan cualquier circunstancia para sacar a pasear su aldeanismo antiautonomista y su defensa de las esencias de la patria acompañados, alguna que otra vez, por algún “barón” del PSOE como el presidente de Extremadura, el Ministro de Defensa o el alcalde de A Coruña. Ahora la excusa ha sido una operación estrictamente empresarial en la que una empresa, Gas Natural, intenta con los medios que la legalidad le ofrece hacerse con el paquete accionarial de otra empresa, Endesa. Y esto, tan sencillo, y que es el día a día dentro de ese mar lleno de tiburones por donde nadan los grandes empresarios ha sido la espoleta que ha detonado la bomba de un nuevo ataque al nacionalismo catalán y con él al resto de nacionalismos periféricos.

El mismo lunes nada más conocerse la noticia salió a la palestra mediática el opusdeista y “popular” Martínez Pujalte lanzando una dentellada al cuello del llamado tripartito que gobierna Cataluña. Al día siguiente Mariano Rajoy desde las ondas beatificas de la COPE dijo que la OPA sobre Endesa “atenta contra la competencia, contra el interés de los consumidores, de los usuarios y contra la libertad”. Toma ya, D. Mariano preocupándose por los consumidores y usuarios y por la libertad. Seguramente no recuerda que los gobiernos de los que él formaba parte entregaron Telefónica y otras empresas públicas a sus “amiguetes” para que se forraran, que es por lo que muchos de ellos están en política como dijo Zaplana en su día mientras era alcalde de Benidorm. Más tarde el mismo Rajoy dijo “El sector público autonómico va a ser quien controle las grandes empresas españolas” Y ¿quién controla Endesa? Se lo diré D. Mariano, la controlan los directivos puestos por ustedes. Y por cierto que casualidad que el presidente de Endesa el pasado viernes comprara un paquete de 50.000 acciones que han subido de precio gracias a la OPA tan sólo 48 horas después. Y la guinda la puso, cómo no, el inefable Zaplana cuando dijo que detrás de toda esta operación financiera estaba la negra mano del tripartito catalán.

Parece que les moleste que una empresa como La Caixa pueda controlar una parte del pastel financiero que son las eléctricas, pero lo que les molesta es que esta empresa sea catalana. Pero vamos a ver, señores defensores de las más rancias esencias patrias, ¿Cataluña es España? Si es así no tienen de que preocuparse, todo queda en casa, y si no es así díganlo pronto para saber a qué atenernos e introducir nuevos puntos de vista en la discusión del Estatuto. La verdad es que los “populares” saben que atacar a Cataluña les sitúa en un buen caladero de votos- ya lo han comprobado en el País Valenciano- y a ello se dedican con ahínco. Mientras, Josep Piqué, vuelve a mear fuera del tiesto común de sus amigos de la gaviota errante intentando lanzar balones fuera y dándole al caso la simple actuación financiera que tiene. El señor Piqué tiene la corteza dura, recordemos que veló sus primeras armas políticas en el seno comunista del PSUC y eso curte para que ahora le reboten en la piel las salidas de tono de sus conmilitones.

A los que somos simples ciudadanos de a pie de todo este asunto lo único que nos preocupa es si, como parece, poco a poco se irá reduciendo la competencia empresarial en el sector y si, como siempre, nos tocará pagar a nosotros los platos rotos de la fusión cada dos meses cuando nos llegue la factura de los kilovatios consumidos. El resto es la misma lucha de cada día desde que los “populares” fueron enviados al negro túnel de la oposición. Garrotazo y tentetieso, estos chicos opositores no saben hacer otra cosa, ni tan siquiera ser una oposición responsable.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris