Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El espectador  

Los ladrones

Jorge Hernández

miércoles, 7 de septiembre de 2005, 22:52 h (CET)
A veces conviene recordar que en la transición se nos dijo a los españoles que la nueva Constitución representaba un edificio en el que todos íbamos a poder vivir tranquilos, cada uno en una habitación puesta a su gusto y todos bajo un mismo techo. La metáfora de la casa es acertada, pues los constituyentes dejaron abierta una puerta por la que desde entonces se han colado los ladrones para robarnos nuestro patrimonio de siglos. Y de eso, ya está bien.

La entrada desguarnecida es el artículo 150.2, que permite al Estado la transferencia o delegación, mediante ley orgánica, en las comunidades de 'facultades correspondientes a materia de titularidad estatal que por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegación'. Su contenido anula el 149, que enumera las competencias exclusivas del Estado.

Porque, hoy día, a medida que progresa la tecnología y aumenta la burocracia autonómica, ¿qué es exclusivo del Estado? A éste se le está despojando hasta de las relaciones internacionales. El Gobierno vasco ha montado de facto una red paralela de embajadas a través de los centros vascos y el Tribunal Constitucional sentenció hace varios años que la Unión Europea no es un ámbito extranjero, por lo que las comunidades pueden organizar sus representaciones diplomáticas en Bruselas.

El 150.2, que se está aplicando desde hace tiempo, establece la vía para llegar, si las circunstancias políticas y la estulticia de los gobernantes lo permiten, a un Estado confederal. Gracias a él, el Estado Autonómico tiene una estructura más abierta e indefinida que el Estado federal, pues éste se distingue por la diáfana asignación de las competencias entre el poder central y los Estados federados.

La manera en que se introdujo el 150.2 prueba los complejos que ataron a la UCD y al PSOE en la transición, así como la estrategia a largo plazo que impulsa a los nacionalistas. En un curso de verano de la Universidad Complutense, celebrado en junio, los miembros de la ponencia Gabriel Cisneros y Gregorio Peces-Barba contaron que el citado artículo fue una aportación del portavoz del grupo parlamentario del PNV, Xabier Arzallus.
Ésta, explicó Cisneros, "desgraciadamente, se le reconoció", porque los ponentes pensaron que aquella cesión (junto con la disposición adicional, que reconoce por primera vez los supuestos derechos históricos) supondría el apoyo de los nacionalistas vascos al texto final. A semejante generosidad, el PNV respondió con la abstención en la votación en las Cortes y en el referéndum.

Para Peces-Barba, el PNV contribuyó a 'empeorar' la Ley Fundamental con el
150.2 y reconoció que los constituyentes fueron 'muy generosos, e incluso ingenuos' con el Estado de las Autonomías, debido a que no se dejó 'prácticamente nada para la negociación posterior'.

Este artículo es la causa de que los españoles vivamos en una permanente inestabilidad política. En vez de sosegar los ánimos de los independentistas como se pretendía, los exacerba, pues ellos saben que pueden convertir a sus regiones en pequeños Estados de manera totalmente legal. Amparándose en el 150.2, el Gobierno vasco pide la transferencia de la Seguridad Social, los nacionalistas de CiU la facultad de convocar referendos y Pasqual Maragall la gestión de la inmigración.

Si en nuestra clase política abundaran las virtudes de la lealtad, del patriotismo y de la responsabilidad, los riesgos serían pequeños, pero el carácter predominante en aquélla es el contrario. Por tanto, la supresión del 150.2 cerraría el imparable saqueo del Estado, equivaldría a colocar un candado en todas las puertas de la casa en que vivimos los españoles. Aunque hayamos perdido gran parte del dinero y de la vajilla, al menos que nos queden las paredes y el techo. Y si se ponen tontitos, se aplica el 155 y se acabó.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris