Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La Cosa Pública  

Rajoy no entiende

Ekain Rico
Álvaro Peña
miércoles, 7 de septiembre de 2005, 22:52 h (CET)
En puertas de un otoño que todos auguran más que calentito, nuestros políticos vuelven a sus puestos de combate sin estar dispuestos a claudicar por un solo segundo. Un año más, la cuasiprotocolaria visita del líder de la oposición al presidente Zapatero, arroja un resultado que bien merece mencionar.

Está claro que Rajoy tiene que mantener su papel, ustedes ya me entienden:

1– Que Zapatero es culpable de todos los males del mundo.

2– Que este gobierno de ultraizquierda nos va a llevar a todos a la ruina, porque no tiene un rumbo fijado y navega a la deriva.

3– Que el pueblo español se equivocó al no elegirle a él como presidente.

Sin embargo, me parece del todo curioso que, por fin, Rajoy comience a asumir sus propias limitaciones, aunque lo haga de una forma indirecta. Me explico.

A la salida de su encuentro con Zapatero, el veraniego Mariano no dudó en afirmar categóricamente que, tras aquella reunión, aún no entendía cuál era el objeto de la misma.

Pues ya se sabe. Bueno es que comience por asumir sus propias dificultades para comprender o, en su caso, entender los mensajes que se le lanzan. Hasta ahora se había limitado a desoír a la ciudadanía y a apoyar, sin ningún género de dudas, a sus más ultraderechistas colaboradores en los ataques perpetuos a la diversidad de España y los españoles. Sin embargo, a partir de ahora, el Gobierno y los ciudadanos ya sabemos que a Rajoy le cuesta entender las cosas.

Noticias relacionadas

​¿Es oportuno, para Europa, un gobierno de izquierdas en España?

Europa, en horas bajas, corre el riesgo de caer en un populismo catastrófico para la UE

​Menos mal que los santos existen

Se puede vivir sin fe

La mística contemplativa

“Tras las alas del deseo, surge el vuelo del amar; así comienzan las grandes hazañas, aquellas que tienden a hacernos revivir y nos sustentan la convivencia”

​Asesinos pixelados

​Cuando era pequeño crecí al calor de una estufa mientras anunciaban por televisión que habían encontrado los cuerpos de las tres niñas de Alcàsser

En fuga

Escapamos con frenesí..., de lo que más nos conviene. Inconcebible, pero cierto
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris