Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Tecnocultura

Raúl Urdaci Iriarte
Redacción
miércoles, 7 de septiembre de 2005, 00:04 h (CET)
Los seres humanos vivimos en un medio natural, social y artificial. El artificial es el último: se podría decir que con la técnica comienza la civilización, y por lo tanto la historia. Lo hemos creado nosotros: nos protege del medio natural y de sus peligros y nos permite adaptarnos a sus ritmos: también podemos utilizarlo para mantener un diálogo y un equilibrio sostenible entre naturaleza y civilización.

La Tecnología describe, interpreta y desarrolla la visión del medio artificial. Dentro de varias décadas contemplaremos esta época como la del inicio de la revolución de las comunicaciones, y es palpable que su vertiginoso empuje ha contribuido a la difusión global del conocimiento y el desarrollo. Y si bien la neutralidad de estos y otros avances técnicos no han impedido que la posesión de los mismos generen grandes desigualdades e injusticias sociales e interculturales, también es cierto que su utilización altruista y su difusión generalizada, combinada con una racionalización y una utilización sujeta a éticas adecuadas contribuyen al desarrollo equilibrado de las sociedades.

Y aunque decirlo sea una obviedad, hay que hacerlo: es la aplicación tecnológica la que nos permite utilizar racionalmente los recursos naturales, sobre todo en situaciones de crisis, como la sequía que nos asfixia este año; es la innovación tecnológica la que permite prevenir y afrontar con mayor seguridad las posibles catástrofes: como los satélites meteorológicos que vigilan y anticipan el desplazamiento de los huracanes. Si definiésemos la cultura como un mecanismo dinámico que el ser humano utiliza para adaptarse a un entorno también cambiante, entonces la diferencia semántica entre técnica y cultura se reduciría notablemente. Claro que hay otras definiciones posibles, que cada cual puede considerar mejores o peores.

Todo lo anterior -y otros muchos argumentos- llevan a pensar que una cultura técnica es necesaria: no sólo para los expertos, sino para todo el mundo. Y por ello cabe esperar que en el Congreso de los Diputados, el debate de la LOE (Ley Orgánica de la Educación) permita corregir el error de reducir la presencia de la educación tecnológica en la ESO y en el Bachiller.

____________________

Raúl Urdaci Iriarte es profesor de Tecnología en Navarra.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris