Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Desde la trinchera  

Lamentos sin respuesta

Alicia Prados González
Redacción
miércoles, 7 de septiembre de 2005, 00:04 h (CET)
Desastre, caos, desesperación, hambre, muerte... estas palabras podrían definir lo que ocurrió tras el Tsunami o un día cualquiera en algún país del tercer mundo. Pero no, esta vez se trata de Estados Unidos, el país más rico del mundo, que no ha sabido hacer frente a la mayor catástrofe (natural y de cualquier otro tipo) de su historia.

El terror se ha implantado en las calles de Nueva Orleáns, entre sus ciudadanos que lo han perdido todo, la mayoría negros y pobres. Quizá un dato anecdótico, o no... La población está sufriendo con desesperación la actitud de su gobierno. George Bush no tiene más dólares para dar de comer a sus ciudadanos, no tiene más dólares para evacuar a los heridos, a los moribundos. Y mientras tanto, en la guerra de Irak, los soldados norteamericanos siguen muriendo. Los helicópteros y los dólares se malgastan allí, mientras Nueva Orleáns reclama que se rescate a los vivos y que se recogan los cadáveres del agua putrefacta que lo inunda todo.

¿Falta de previsión? Probablemente, pero ¿por qué no una reacción consecuente de Bush? Muchas preguntas y pocas respuestas y, mientras tanto, bebés, ancianos, negros y pobres muriendo de sed. El país más rico del mundo no los ha podido salvar. La naturaleza es implacable, como la muerte, es capaz de acabar con todo lo que se interpone en su camino, ya sea en el Norte o en el Sur del planeta.

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris