Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Chechenia se prepara para celebrar las elecciones parlamentarias

Yuri Filippov
Redacción
miércoles, 7 de septiembre de 2005, 00:04 h (CET)
El parlamento bicameral de Chechenia debe empezar a funcionar hasta finales del año en curso: por disposición del presidente de Rusia, las elecciones a la asamblea legislativa republicana se celebrarán el 27 de noviembre.

Según lo tienen concebido en Moscú y Grozny, la formación del parlamento ha de representar en sí la actividad final en el marco del arreglo político en la república, después de lo cual la estructura política de ésta en principio no se distinguirá de la de otras veinte repúblicas que forman parte de Rusia.

Ello no significa, por supuesto, que una vez concluido el sufragio, en Chechenia cesen inmediatamente los atentados y empiece una vida absolutamente pacífica. Nadie espera tal desarrollo de acontecimientos, ni los más grandes optimistas. Pero la mayoría de los expertos coinciden en lo siguiente: si las elecciones resultan ser honestas y transparentes y permiten obtener una representación proporcional de las fuerzas fundamentales (no solamente las políticas, representadas por los partidos de nivel nacionales como, por ejemplo, Rusia Unida, Rodina (Patria), la Unión de las Fuerzas de Derecha y otras, sino también de las de clanes), la tensión en Chechenia disminuirá sustancialmente.

Es probable que Chechenia sea una región de Rusia que necesite tener más que otras un parlamento fuerte, influyente y polifónico. El presidente del Consejo de Estado de la república, Taus Jabrailov, no exageró mucho al afirmar hace poco que precisamente en la falta del parlamento radican todas las desgracias del pueblo checheno. Pues se trata de la única institución legítima que permite coordinar los intereses de los clanes chechenos y no admitir que se llegue a las armas, que abundan en la república, pues tales conflictos redundan sin falta en una guerra civil indolente, indistintamente si allí se encuentran las tropas federales o no.

Tras el asesinato el año pasado del presidente Ahmad Kadirov, quien supo construir en Chechenia su propia "vertical del poder" y debido a ello no necesitaba mucho del parlamentarismo local, entre los dirigentes chechenos supremos de ánimos pro-Moscú no hubo unidad de criterios ni una estricta distribución de facultades reconocida por todos. Ello quedó demostrado palmariamente durante la reunión de Putin con dirigentes chechenos, celebrada en agosto último, en la que el Jefe de Estado dijo que dentro de poco iba a firmar la disposición sobre la celebración de las elecciones en Chechenia.

Para anunciar su decisión, Putin se reunió en el Kremlin con tres dirigentes chechenos: tanto con el presidente de la república, Alu Alhanov; como con el primer ministro Serguei Abramov y su vice Ramzan Kadirov, a quien tras la muerte de su padre llaman dirigente real de Chechenia. Era una selección sin precedentes, inaplicable a ninguna otra república de Rusia, lo que viene a corroborar una vez más el carácter específico de Chechenia.

Desde este punto de vista, una supertarea de las próximas elecciones consiste en conseguir que el principio de equilibrio político, que se reflejó en el triunvirato Alhanov - Abramov - Kadirov, se extienda también al parlamento local, además atrayendo a nuevas figuras influyentes en Chechenia. No conviene que en la asamblea legislativa predomine la "gente de Kadirov", pues ello llevaría a meter para adentro los problemas internos, en vez de buscarles solución, contra lo cual advierten muchos analistas.

Otro grupo de riesgos está relacionado con la herencia dejada por dos campañas chechenas y la propagación de la versión radical del wahabismo en la república. La mención de Ala, poco habitual para el oído ruso, hoy día deviene norma lexicológica para muchos altos funcionarios, además no solamente en Chechenia, sino también en otras repúblicas caucasianas de Rusia. El conflicto de diez años de duración ha creado un suelo fértil para la propagación del fundamentalismo islámico en las mentalidades políticas locales. En tal contexto, sería un "obsequio" poco agradable para Moscú si en el parlamento checheno ocuparan escaños no solamente unos islamistas belicosos, que no son muy numerosos en Chechenia, sino también un considerable número de aquellos que consideran que las leyes del chariat son más justas que los Códigos Civil y Penal de la Federación de Rusia. Parece que no se podrá evitar del todo tal desarrollo de acontecimientos, y en ello se manifiesta otro rasgo específico de Chechenia.

Al propio tiempo, es bien real minimizar los dos peligros mencionados (el predominio de un clan en la asamblea legislativa y la islamización del parlamento). El antídoto se conoce bien, por lo menos en teoría, y consiste en otorgarles plena libertad de acción durante la campaña electoral a los partidos políticos de nivel de toda la Federación de Rusia, pues la competencia entre ellos permitiría crear un sistema político moderno, sano y bien equilibrado. El problema consiste en saber aplicar con eficacia ese remedio en Chechenia.

____________________

Yuri Filippov es analista de RIA "Novosti".

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris