Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Hablar es barato, volar caro

Pascual Falces de Binéfar
Pascual Falces
miércoles, 7 de septiembre de 2005, 00:04 h (CET)
Los llamados vuelos de “bajo coste” están siendo relacionados con los desastres aéreos transcurridos en el último mes. A su favor tienen haber puesto al alcance de cualquier bolsillo los viajes por aire, que, desde sus comienzos, eran asociados con un cierto poder adquisitivo. El vuelo es una necesidad cada día más atrayente al transformarse el mundo en una aldea donde las comunicaciones han acercado el conocimiento entre gentes y lugares de cualquier remoto lugar del planeta. Es posible que la feroz rivalidad comercial, entre quienes explotan el tráfico aéreo, haya contribuido a esta engañifa en que volar deja de ser seguro. Mantener un avión en el aire exige confianza por encima de todo; no es el medio natural de desplazamiento del hombre, obviamente.

En cambio, y por otra parte, hablar, forma parte de las facultades propias del ser humano. Sólo se necesita un oído que escuche, y, a veces, ni eso... Se puede estar muy bien hablando consigo mismo; Lope de Vega dejó escrito: “A mis soledades voy, de mis soledades vengo, que para hablar conmigo, me bastan mis pensamientos. ¡No sé qué tiene la aldea donde vivo y donde muero...” Hasta que un día apareció el teléfono para acercar de modo asombroso a los hombres a través de un artilugio sostenido por la continuidad de un alambre. Éste dejó de ser necesario, y la tecnología, como afirma la publicidad, se ciñó a que “la vida es móvil”, y ya el pequeño aparato –celular de Latinoamérica, “telefonino” de Italia-, se ha hecho imprescindible.

Sobre la necesidad de hablar se abrió paso un fantástico negocio; y nunca tantos hicieron ganar fortunas a tan pocos. Hablar es barato, es gratis, y lo costoso resulta, muchas veces, escuchar. Más, el hecho de hacerlo desde lejos, se ha encarecido hasta los límites que la libre competencia permite. Con el uso del teléfono, la sociedad de mercado prospera. Si bien, en el hecho de volar, parece existir el riesgo de que cuanto más barato, peor; claro, que, desgraciadamente, como casi todo. Un vuelo de bajo coste no debe cumplir sólo con el requisito de llenar los depósitos, y, además, el combustible cuesta más caro que nunca. Esta incongruencia se ha pagado con unos cientos de vidas humanas. Volar es caro... se mire como se mire. Lo que no se paga en mantenimiento, se hace con vidas humanas.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris